Logo El Cultural

Edicin impresa

Fernando Lázaro Carreter

Maestro de todos

 | Publicado el 05/11/2004          Imprimir


Si contamos como alumnos a todos los que hemos estudiado Lengua Española utilizando los manuales de Fernando Lázaro Carreter, pocos serán los que no puedan considerarse discípulos suyos. La escritura de manuales de enseñanza es sólo una de las facetas del trabajo de uno de los más reconocidos lingöistas de España e Iberoamérica: este zaragozano nacido en 1923 se ha dedicado también a la divulgación del análisis literario y la lingöística estructuralista. Y, además de sus más de cien monografías y estudios sobre filología y crítica literaria, su labor como director de la Real Academia Española entre 1991 y 1998 (ingresó en la institución en 1972) es autor y crítico literario y ha recibido premios de periodismo como el Manuel Aznar, el Mariano de Cavia o el Miguel Delibes. por su labor dedicada a analizar los usos, buenos y no tan buenos, del lenguaje. Nunca le ha hecho ascos a nada, y su pasión por el lenguaje le llevó a labores en principio sorprendentes como colaborar en el diario deportivo Marca.


Lingöística para todos los públicos
Lázaro Carreter comenzó sus trabajos en el terreno de la lingöística: El habla de Magallón (1945), Las ideas lingöísticas en España durante el siglo XVIII (1949). En el campo del análisis literario, Lázaro Carreter ha demostrado una afición clara a los temas dieciochescos, aunque su dedicación más intensa se ha dirigido al Siglo de Oro. Dentro del primer campo destacan trabajos como Significación cultural de Feijoo, Ignacio de Luzán y el neoclasicismo, o su edición teatral de Moratín. Del Siglo de Oro ha llamado su atención el estudio de la expresión barroca, y sobre todo la novela picaresca. Entre sus trabajos cabe destacar: La vida del buscón, de Quevedo, donde por primera vez se aplicaron en España los principios de la ecdótica neolachmanniana, y Lazarillo de Tormes en la picaresca. Otros temas estudiados por Lázaro Carreter han sido el teatro de Lorca y Unamuno, el modus interpretandi alfonsí, la estilística de los versos de arte mayor, etc. Pero quizá lo que más le ha acercado a los lectores es su serie de artículos El dardo en la palabra, publicados en diarios y dedicados a analizar los usos más o menos viciados del lenguaje en los medios y en la calle. Lázaro Carreter, que fue quien nos enseñó en la escuela a hablar y escribir correctamente, ha seguido insistiendo siempre en esa labor docente. Por eso puede decirse, de él más que de nadie, que ha sido y es maestro de todos.

Carreter falleció en la Clínica de La Concepción de Madrid el 4 de febrero de 2004.