Logo El Cultural

Edicin impresa

Amazonas 61 grados oeste

Hispasat pondrá en órbita en julio su quinto satélite

NURIA MARTÍNEZ | Publicado el 06/05/2004          Imprimir


En julio de 2004 Hispasat pondrá en órbita el Amazonas, quinto satélite del grupo que se convertirá en el más completo de Iberoamérica en el ámbito de las telecomunicaciones. Tendrá, además, cobertura para todo el continente americano, Europa y el norte de áfrica. El lanzamiento se llevará a cabo desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajstán.
Cerca de 350 millones de dólares es lo que ha invertido Hispasat en el desarrollo, fabricación y lanzamiento de este nuevo satélite de comunicaciones, que si no se producen complicaciones ni retrasos, estará en órbita a mediados del próximo mes de julio.
Con este nuevo proyecto, Hispasat complementa su oferta de servicios con los tres satélites que ya mantiene en funcionamiento e incrementa las posibilidades de prestación de servicios de telecomunicacione en todo el continente americano. La experiencia española en la fabricación y puesta en órbita de satélites es relativamente joven y se remonta a 1989.

Contenidos en español y portugués
Con las dos posiciones orbitales de 30º y 61º Oeste, Hispasat se ha convertido en una gran alternativa para operadores de telecomunicaciones y compañías radiodifusoras en Europa, América y el Norte de áfrica, en particular para la distribución de contenidos en español y portugués. Quizá esta relativa juventud de la industria de satélites en España ha provocado que exista un cierto desconocimiento en la sociedad en general sobre su utilidad. “Están presentes en nuestra vida cotidiana y no somos conscientes de ello”, explica Pascual Menéndez, director de estrategia del Grupo Hispasat. “Nos permiten escuchar y ver cientos de canales de radio y televisión; hablar por teléfono o acceder a Internet desde cualquier parte con una infraestructura mínima; utilizar instrumentos de telecomunicación como la videoconferencia; realizar operaciones bancarias; intercambio informático de datos entre empresas; formación y educación a distancia; telemedicina, y así podríamos seguir enumerando un largo listado de servicios”, afirma Menéndez.

Internet sin limitaciones
En el caso de internet, la utilización de los satélites permite conexiones de alta velocidad sin limitaciones ni problemas de acceso desde cualquier punto geográfico situado dentro de la cobertura de Hispasat. “Basado en el estándar DVB-RCS, y en la instalación de una pequeña antena parabólica, ésta es una solución fácil y económica para llevar la banda ancha a cualquier punto de nuestro país, especialmente a entornos rurales”, afirma Pascual Menéndez. El uso de los satélites también tiene otras aplicaciones tales como el control de calidad y caudal de aguas en ríos y cuencas hidrográficas, sistemas de control de calidad del aire y polución atmosférica, sistemas de distribución de señales de datos para la impresión remota de periódicos, y por supuesto en establecimiento de redes de comunicación privadas para aplicaciones institucionales y empresariales. Un satélite está compuesto por equipos de comunicaciones: repetidores, antenas, y amplificadores; y por sistemas de apoyo que garantizan su correcto funcionamiento y posicionamiento en el espacio. Dispositivos para el control térmico, potencia eléctrica, paneles solares y sistemas de propulsión y estabilización garantizan la vida útil del satélite, que en el caso del “Amazonas” será de quince años.

“Actúan básicamente como repetidores que reflejan hacia la tierra todas las señales recibidas sin obstáculo alguno. Para que esto sea posible, los satélites incorporan un conjunto de repetidores, lo que denominamos transpondedores, que actúan como elementos receptores y transmisores de señales emitidas desde la Tierra. éstos amplifican las señales y las envían a las antenas del satélite para transmitirlas de vuelta a la tierra, donde son captadas por las antenas parabólicas”, explica Pascual Menéndez.

La industria espacial ha experimentado un desarrollo espectacular hasta el punto de que en tan sólo dos años puede diseñarse, construirse y lanzarse al espacio un satélite capaz de multiplicar e incrementar la calidad de los servicios de sus antecesores.

En el caso concreto del “Amazonas”, su gran novedad es la cobertura total de América, lo que facilitará a operadores y empresas disponer de diversos servicios de comunicaciones en banda C y banda Ku desde el norte de los Estados Unidos al Sur de Chile y Argentina. Así se convierte en el mejor instrumento de distribución de contenidos para cadenas de televisión en abierto, plataformas de televisión digital, operadoras de cable y medios de comunicación en general.

Servicios multimedia
“En el caso de las operadoras de telefonía móvil y fija, los integradores de redes y operadores de servicios multimedia podrán contar también con una infraestructura tecnológica que permitirá ampliar sus redes de comunicación. Abrimos un nuevo campo a procesos de utilidad pública como la enseñanza a distancia o la telemedicina”, señala el director de estrategia de Hispasat. Sobre “Amazonas” operará la primera plataforma de Iberoamérica para servicios multimedia en banda ancha vía satélite. Con una velocidad de transmisión de hasta 2 Mbps en el enlace de retorno y de 6 Mbps en la descarga, dará soporte a la práctica totalidad de las aplicaciones IP, entre las que destacan web browsing, e-mail, VoIP, videoconferencia, transferencia de archivos, y distribución de contenidos. Otra de las novedades de “Amazonas” es la incorporación del sistema AMERHIS de procesado a bordo de señales.

Equipamiento terrestre
“Ello permite el desarrollo de nuevos sistemas de banda ancha con un equipamiento terrestre más sencillo. Posibilita la interconexión entre usuarios con un único salto. La multiplexación de la señal se lleva a cabo a bordo del satélite, lo que reduce el costo de los equipos en tierra y optimiza las bandas de frecuencia. Estará disponible en cuatro transpondedores de 36 MHz en banda Ku y en las cuatro conectividades: Brasil, América del Sur, América del Norte y Europa”.

Tan sólo dos meses después de su creación, en octubre del año 1989, Hispasat inició la construcción de su primer satélite, el Hispasat 1A, cuyo lanzamiento se produjo en octubre de 1992, y cuya vida útil finalizó en julio de 2003. A este primer “hijo” de Hispasat le sucedieron Hispasat 1B, Hispasat 1C e Hispasat 1D, puestos en órbita en 1993, 2000 y 2002, respectivamente. El centro de control, ubicado en la localidad madrileña de Arganda del Rey, ha sido el encargado de vigilar y garantizar el funcionamiento de estos satélites


A 36.000 kilómetros
La empresa Astrium, ubicada en la localidad francesa de Toulouse, ha sido la encargada de diseñar y fabricar el “Amazonas” cuyo lanzamiento correrá a cargo de International Launching Services, a bordo de un lanzador Proton/Breeze M. desde el Cosmódromo de Baikonur, en Kazajstán. Con un peso de 4,5 toneladas y una vida útil de 15 años, está equipado con 51 transpondedores, de los cuales 32 operan en banda Ku y 19 en banda C. Ello le convierte en el mayor satélite de Iberoamérica. Las dimensiones de su estructura principal son: 5,8 metros de altura; 2,4 metros de longitud y 2,9 metros de anchura. La longitud de los paneles solares, una vez desplegados en el espacio, será de 35 metros. Con cinco antenas, su potencia, al final de su vida útil, será de 9.500 watios. Como todos los satélites Hispasat, operará desde la órbita geoestacionaria situada a 36.000 kilómetros de la Tierra, girando a su misma velocidad y manteniendo una posición fija con respecto a ella. Será necesaria una constante supervisión y control del Amazonas para mantenerlo en su órbita correcta, que la fuerza de la gravedad de la Tierra y otros factores tienden a modificar.