publicidad
El Cultural
Jueves, 24 de abril de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Arte  

Primavera del arte en Berlín

Recorremos las galerías de la capital alemana, que tras el Gallery Weekend ofrecen en estos días lo mejor de sí mismas

Javier HONTORIA | 30/04/2012 


Coincidiendo con los días inaugurales de la Bienal, el Gallery Weekend cerró sus puertas ayer tras días de intensa actividad en las galerías de Berlín (Artur Zmijewski, comisario de esta bienal anticapitalista, se habrá deleitado viendo desfilar por la ciudad a las hordas de coleccionistas que visitaban el mayor evento del mercado del arte de toda la temporada). Participan cincuenta y una galerías, con exposiciones que podrán verse hasta mediados de junio. Superado ya el largo invierno, un fin de semana de galerías en la primavera berlinesa es de los planes más recomendables para todo aficionado al arte contemporáneo.

Las galerías se concentran en torno a tres zonas. El norte y el sur del barrio de Mitte y la calle Potsdamer, que sale de la fastuosa Neue Nationalgalerie, construida por Mies van der Rohe (ahí estaba la exposición de Gerhard Richter procedente de la Tate, que puede verse hasta el 11 de mayo). Además de las que participan en el programa, hay muchas otras galerías que aprovechan el tirón y han inaugurado también este fin de semana, consiguiendo una visibilidad con la que no siempre cuentan durante el resto del año. Y es que para participar en el Gallery Weekend hay que pagar una alta cuota (unos cuantos miles de euros, no mucho menos que el stand de una feria barata) con la que se ha facilitado la llegada de coleccionistas internacionales, que han sido trasladados de galería en galería, además de ser reunidos en torno a una gran mesa en una cena oficial. Es un esfuerzo que no todas las galerías pueden hacer. Desafortunadamente, esta edición se ha visto perjudicada por el arranque, el próximo miércoles, de la feria Frieze en Nueva York y la consiguiente ausencia de los grandes coleccionistas norteamericanos, que habrán preferido reservar fuerzas para la cita neoyorquina.

En torno a Auguststrasse

Los que salgan de visitar la Bienal tienen una buena oferta en el barrio. En Neugeriemschneider (Linienstrasse, 155) puede verse una exposición de Rirkrit Tiravanija, con una instalación que hunde sus raíces en los postulados tradicionales de la estética relacional. Un gran texto que recorre los muros de la galería tiene su eco en otro trabajo similar que puede verse en el recién inaugurado Palais de Tokyo de París. En la galería Neu (Philippstrasse, 13) no deben perderse la exposición del artista estadounidense Gedi Sibony, que utiliza elementos del acervo cotidiano y los transforma sutilmente en un estética que deriva del povera pero que resuelve en un formalismo elegante. Un buen ejemplo es el radiador (que se enfrenta al radiador real de la galería) que transforma mediante un levísimo gesto. En sus esculturas, Sibony utiliza cartones, contrachapados y otros soportes para crear formas precarias que, sin embargo, desprenden un aire sofisticado que las acerca al ámbito del diseño.

En el 18 de la calle Oranienburger se encuentra el espléndida espacio Sprüth Magers, con sede también en Londres. Es uno de los grandes espacios privados de la ciudad, con una sala central de 10 metros de altura en la que puede verse una interesante exposición de Jenny Holzer, uno de los clásicos de las últimas décadas. presenta la artista una buena selección de pinturas de archivos desclasificados del ministerio de defensa estadunidense, cuadros de gran formato que en el espacio parecen pequeños sellos, tal es la magnitud del lugar. Pero no olviden de ver el espacio de proyectos y de detenerse ante los filmes tempranos (1972) del británico Anthony McCall (también tiene una individual en Hamburger Bahnhof que no deben perderse). Filmadas en 16mm, son películas que muestran performances exteriores enraizadas en lo escultórico. No tardarán en comprobar que son mucho más que una simple documentación, pues aluden al lenguaje del cine con la misma profundidad con que definen los conceptos vertebrales de la escultura. Si les acompaña el tiempo, Sprüth Magers sería un buen momento para hacer una pequeña parada en el parquecito de la parte de atrás.

Muy cerca de ahí, en la galería BQ (Weydingerstrasse, 10), pueden ver una exposición del artista alemán Friedrich Kunath, afincado en Los Ángeles. Su estética es típicamente californiana, con una gran instalación de marcada estridencia formal en la que mezcla la baja cultura y asuntos de otra altura, más místicos e intemporales. No dejen de ver el vídeo en su totalidad. En él se traduce la idea del palimpsesto que caracterizan las pinturas. Merece la pena. Justo al lado, en la galería Croy Nielsen, hay unas piezas de Andy Boot que juegan con el dinamismo de las cintas utilizadas en gimnasia rítmica, con la idea de movimiento congelada en estupendos trabajos en cera.

Sur de Mitte

Otra de las zonas en las que se concentra un buen número de galerías es el sur de Mitte, entre Friedrichstrasse y Moritzplatz, en la frontera entre los barrios de Mitte y Kreuzberg. En Thomas Schulte (Charlottenstrasse, 24) pueden verse trabajos de Alfredo Jaar (pronto tendrá una gran exposición en diferentes sedes institucionales de la ciudad) y de Victor Burgin . Son las de éste especialmente interesantes, trabajos clásicos de la primera generación del conceptual norteamericano.

Una de las piezas de Victor Burgin en Thomas Schulte

En la galería Gregor Podnar (Lindenstrasse, 35), puede verse una buena individual de Alexandre Gutke, con trabajos que versan sobre la idea de la autorreferencialidad (hay un filme estupendo en 16 milímetros que gira precisamente en torno a eso: un filme en 16 milímetros). Gregor Podnar está en un edificio en el que se encuentran otras galerías como Opdhal Berlin, en la que puede verse el solo show de Ulrich Vogl, con una reflexión sobre el mundo de los pájaros formalizada en un poético y sugerente minimalismo. También en el 35 de Lindenstrasse, la galería Zak Branicka muestra el trabajo de la artista polaca Joanna Rajkowska, artista que está presente en la Bienal con un filme que es, sin duda, una de las mejores piezas. Lo que presenta en la galería son trabajos derivados de esa película en la que se narra el embarazo y nacimiento de su hija, Rosa, y de las vinculaciones que este proceso tiene con la ciudad de Berlín.

Obra de Alexandre Gutke en Gregor Podnar

En Carlier I Gebauer (Markgrafenstrasse, 67) puede verse una extraordinaria exposición de Paul Graham, en las que el artista deconstruye el tiempo, reventando la noción tradicional de "momento decisivo" de la fotografía. Las de Graham se sitúan en las antípodas de las clásicas imágenes de Philip-Lorca diCorcia usando su misma iconografía. Cerca de ahí, en Barbara Thumm (Markgrafenstrasse, 68), una exposición de Jota Castro se resuelve en torno a la idea del poder económico con un formalismo de raigambre pop. Hay una revisión muy lograda de las Insercoes de Cildo Meireles y una alusión a la arrepentimiento del rey Juan Carlos que entronca con el acervo del psicoanálisis (Jota Castro imprimió una pegatina con la frase del rey que se vendía por un euro. "A los españoles os la regalo", decía el artista).

Fotografías de Paul Graham en Carlier I Gebauer

En torno a Potsdamerstrasse

Más hacia el oeste, en la calle Potsdamer, se encuentro otro de los núcleos importantes de galerías de la ciudad. Bajando desde la Neue Nationalgalerie encontramos la galería de Esther Schipper (Shöneberger Ufer, 65) donde puede verse una individual de Dominique Gonzalez Foerster que muestra sus clásicos camastros, ya vistos en la Tate, con libros de Vila-Matas, uno de sus mentores recientes. Algo más abajo, Klosterfelde (Potsdamerstrasse, 93) ofrece una de las grandes exposiciones del momento, un ejercicio específico de Matt Mullican en el que el artista estadounidense (1951) resuelve sus inquietudes cosmológicas en una serie de pinturas que quieren representar la totalidad de la existencia a través de sus clásicos esquemas y la simbología del color.

En Figge von Rosen (Potsdamerstrasse, 98), la artista rusa Yelena Popova presenta una muy lograda reflexión sobre el pasado soviético enraizada en lo autobiográfico. Su obra versa sobre la política nuclear en la URSS y la idea paradisiaca que proyectaba. Su filme ofrece una lectura sobre su lugar de nacimiento, un asentamiento nuclear secreto creado en 1945 en el que tuvo lugar un horrible accidente nuclear en 1957. Una serie de dibujos evoca las secretas consecuencias del trágico incidente tuvo en la fauna del lugar.

En la galería de Tanya Leighton (Kurfürstenstrasse, 156), puede verse otra de las mejores exposiciones de la ciudad, una individual del artista uruguayo Alejandro Cesarco. Representante del pabellón de su país en la última de Venecia, su obra gira en torno a la experiencia personal y los modos de contarla. Su obra es formalmente fría, pero desprende una poesía enmarcada en una sugerente noción de la temporalidad.

Algo desplazada de los tres centros en los que se encuentran las galería está el segundo espacio de la galería Neu (Mehringdamm, 72), en el sur del barrio de Kreuzberg. Ahí puede verse un gran proyecto del artista galés Cerith Wyn Evans, una pieza ya antigua que se ha adaptado deslumbrantemente al espacio de la galería. Se trata de una de sus clásicas frases en neón (And if I don't meet you no more in this world, then I'll, I'll meet in you in the next one, and don't be late, don't be late...) que, montada habitualmente como un párrafo, ha sido dividida en 3 frases, una para cada espacio de la galería. El neón cuelga en el centro de la sala, y adquiere un talante cinematográfico en tanto que el espectador ha de recorrer los sucesivos espacios para leerla. Las tres frases, que cuelgan, etéreas, en el centro de cada espacio, actúan como subtítulos de la realidad. Es, sencillamente, espléndida.

Vista de la instalación de Cerith Wyn Evans en Neu






Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame


publicidad

Esta semana en ARTE
Exposiciones
Realidad en contexto - La realidad invocable
Caótica carambola - Principio de incertidumbre
Acoples y otros desdoblamientos - Alicia Martín-June Crespo. Pareidolia
Camino a la abstracción - Tàpies, El Paso y el Informalismo
Arte Digital
publicidad

Macondo

Concurso de micropoemas conducido
por Joaquín Pérez Azaústre
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad