publicidad
El Cultural
Jueves, 18 de diciembre de 2014 | Actualización continua
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Cine  

Wes Anderson abre la competición en Cannes con una tierna comedia

En el pase inaugural acompañaban al director norteamericano Bill Murray, Tilda Swinton y Bruce Willis, protagonistas de Monrise Kingdom



ELCULTURAL.es | 16/05/2012 


Kara Hayward, Wes Anderson, Tilda Swinton, Bruce Willis y Edward Norton, antes de la proyección de Moonrise Kingdom. Foto: AFP

El singular mundo del director estadounidense Wes Anderson abrió hoy la 65 edición del Festival de Cannes con Moonrise Kingdom, una tierna comedia que casi se puede ver como un cuento para adultos con personajes encarnados por Bill Murray, Tilda Swinton, Bruce Willis, Edward Norton y Frances McDormand.

Todos ellos, a excepción de McDormand, acompañaron hoy al director y al coguionista Roman Coppola en el certamen francés, que sorprendemente recibió con un tímido aplauso la cinta. El realizador de Texas, que ya ha superado los cuarenta pero sigue conservando un rostro aniñado, construye todo un mundo refrescante, irreverente y divertido en torno a un scout y una muchacha, ambos de 12 años, que deciden fugarse juntos.

Ambientada en 1965, cuando Anderson apenas tenía cuatro años, la historia se desarrolla en una isla de Nueva Inglaterra, donde tan sólo hay un policía (Willis) y un coche, el de patrulla. El joven Jared Gilman da vida a un inteligente scout odiado en su campamento, donde sólo su monitor (Norton) aprecia sus aptitudes, mientras que la muchacha (Hayward) es una preadolescente a la que le encantan leer cuentos y no entiende a sus padres: su madre tiene un affaire con el policía y su padre (Murray) está más ausente que presente en la familia.

"La película se rueda a mitad de los 60, antes de que Estados Unidos cambiase", dijo Anderson, quien comentó que la historia no está basada en sus propias vivencias, sino "en los recuerdos de lo que me hubiese gustado que ocurriera" y sobre lo que significa "enamorarse a esa edad".

Lo que comienza siendo una aventura sirve para plantear temas como la responsabilidad de los progenitores, el abandono de los hijos o la familia, pero el autor de películas como The Royal Tenenbaums, The Life Aquatic o The Dajeerling Limited lo hace de forma que los protagonistas se comportan como adultos y los adultos como críos. Además, a esa sensación de estar dentro de un cuento contribuye la narrativa visual siempre tan particular de Anderson, acompañada por la alegre música del compositor Alexander Desplat.<br />
"Es una historia sobre cómo todo el mundo necesita amar a alguien, incluso un policía", dijo Willis, que debe gran parte de su fama a sus interpretaciones de policía duro, todo lo contrario de lo que representa en esta cinta. Tanto él como su compañero Edward Norton se estrenan a las órdenes de Anderson. Ambos estuvieron grabando con su móvil la llegada a la rueda de prensa. Pero el más elocuente y divertido fue Bill Murray, al que Anderson no renuncia en sus películas.

Tenía el aspecto de apenas haberse despegado de las sábanas, pero estaba atento a todo. Comentó que "es un honor cuando un director te pide que vuelvas a trabajar con él. Eso es bueno". Hay ocasiones, continuó, en que te lleva al aeropuerto para asegurarte de que te vas y uno también está contento de irse. Con su cara de eterno despistado, Murray explicó que también hace otros trabajos, pero para él participar en películas "artísticas" significa: "trabajar mucho por poco dinero y con tu propia ropa, pero consigues un viaje a Cannes".

El también fetiche de Jim Jarmusch lucía una chaqueta de llamativos cuadros (que perfectamente podría ser un recuerdo del rodaje) y respondió con sorna a un periodista que le preguntaba por su indumentaria. "Yo también tengo que hablar contigo sobre lo que llevas, pero no delante de todo el mundo". Pocas veces ocurre que la película inaugural compite por el máximo galardón del certamen, pero así es en el caso de Moonrise Kingom, una de las cuatro propuestas que concurren en Cannes bajo bandera de Estados Unidos.

Con todos los grandes estudios enfrascados en secuelas y preculeas de probada eficacia en taquilla, la competición oficial de Cannes se ha dejado seducir por el nuevo cine independiente estadounidense. Ello también abre el margen para la participación de estrellas del celuloide en proyectos para los que seguramente en primer lugar han tenido que rebajarse el caché.

Anderson aspira por primera vez a la Palma de Oro, como también es el caso de las otras propuestas que llegan a Cannes bajo bandera estadounidense: The Paperboy, de Lee Daniels (Precious), Mud, de Jeff Nichols ("Take Shelter") y Lawless, del australiano John Hillcoat. Todos ellos constituyen una nueva oleada de directores independientes que tienen en común haber sido elogiados por la crítica en sus primeras películas y ahora cuentan con estrellas de Hollywood para sus nuevos proyectos.

Y el que no ha querido desaprovechar la atención mediática que concentra la jornada inaugural de Cannes, cuya ceremonia será conducida por la franco-argentina Bérénice Bejo (la chispeante Peppy Miller de The Artist), ha sido Sacha Baron Cohen, quien se presentó ante la prensa gráfica con un camello y rodeado de guardaespaldas femeninas en un lujoso hotel del paseo marítimo de Cannes para promocionar su próxima película, El dictador. Su mediática aparición tuvo lugar en el hotel Carlton, cuya entrada está decorada con la publicidad del largometraje. El protagonista de Borat, la película paródica de un país tercermundista que acabó haciendo subir el turismo en Kazajstán, ya ha promocionado su película en Londres o Nueva York, y también consiguió colarse en la alfombra roja de los Oscar encarnando a su nuevo personaje, el general Aladeen, inspirado en dictadores como Muamar al Gadafi o Kim Jong Il, ambos ya fallecidos.



Nanni Moretti, el juez de Cannes

El jurado de la competición oficial del 65 Festival de Cannes es amplio y ecléctico, pero hoy su presidente, Nanni Moretti, y la mayoría de sus miembros -Diane Krugger, Emmanuelle Devos, Jean Paul Gaultier, Raoul Peck o Hiam Abbas- coincidieron en que buscan ser sorprendidos.

Hay películas que al verlas se tiene la sensación de haberlas visto decenas de veces, explicó Moretti en la En Cannes "22 filmes y nuestras diferentes sensibilidades se enfrentarán. Pero lo más bonito es que todos venimos sin prejuicios y con las mentes abiertas, esperando filmes que nos sorprendan", dijo el presidente del jurado.

Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame


publicidad

El Yo

El concurso de microrrelatos conducido
por Juan Aparicio Belmonte
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.