publicidad
El Cultural
Sábado, 29 de noviembre de 2014 | Actualización continua
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Arte  Exposiciones

Colonialismo americano: punto cero

La idea de América Latina

Comisarios: Juan Antonio Álvarez Reyes y Berta Sichel. CAAC. Avda. Américo Vespucio, 2. Sevilla. Hasta el 24 de junio.

En esta exposición se defiende la idea del viaje como forma de unión y conocimiento y se reflexiona sobre el pasado precolonial revisitándolo y reinterpretándolo. De mapa como territorio político, mental, económico y sentimental. Es 'La idea de América Latina' de una decena de artistas según las ideas de Walter D. Mignolo.


SEMA D`ACOSTA | 18/05/2012 |  Edición impresa


Federico Guzmán: La Pinta, 2007

América del Sur es un subcontinente con el que hemos establecido a lo largo de los siglos fuertes ataduras comerciales en una relación retroalimentada donde, habitualmente, unos aportaban los recursos y otros se beneficiaban de ellos. Si escarbamos en los inicios históricos, quizás el germen de este nexo de subordinación lo localizamos en 1493. Exactamente, en el segundo viaje de Cristóbal Colón, uno de cuyos objetivos explícitos era obtener el máximo provecho económico del descubrimiento. Fue precisamente en el lugar que hoy ocupa el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, el antiguo Monasterio de Santa María de las Cuevas, donde el almirante preparó esta expedición, emplazamiento emblemático que ahora sirve de baliza inicial para plantear una acertada disquisición sobre la idea de América Latina, frase sugerente tomada del título de un libro de Walter D. Mignolo que da nombre a la exposición.

Si para entender la complejidad del término “América” tal como lo describe el ensayista José Luis Abellán es necesario enfrentarse a él como concepto y no tanto como región, los 16 artistas seleccionados no lo hacen desde su propia denominación geográfica, sino indagando en cuestiones políticas, antropológicas y sociales de mayor calado que se rebelan en muchos casos contra la mirada imperialista derivada de la mentalidad occidental, un punto de vista homogeneizador e interesado que subvierte con ironía Joaquín Torres García cuando gira el mapa (América invertida, 1943) y declara: “nuestro norte es el Sur”. Igualmente, Anna Bella Geiger niega la neutralidad de esa representación espacial en un pequeño dibujo que a modo de silogismo aclara que no son una suma de países en igualdad. Algo parecido ocurre con el documento que testimonia la intervención de Alfredo Jaar en 1987 en Time Square, una pantalla con mensajes publicitarios que denuncian esa polaridad.

Más incisiva todavía es Minerva Cuevas, que en Nuevos Mercados (Telefónica/Colonisar) (2012) pretende evidenciar las actuales estrategias de lucro de las compañías de telecomunicaciones en estas naciones en vías de desarrollo. La noción de viaje es otro de los aspectos recurrentes de la muestra. En este sentido la mejor pieza es la videoinstalación Transaméricas (1977) de Juan Downey, 14 grabaciones que dan testimonio de una cartografía paisajística inmensa, heterogénea. Asimismo, otras de las líneas generales planteadas es una revisión crítica del pasado precolombino, asunto que aborda entre otros autores Leandro Katz en su estupenda serie fotográfica Proyecto Catherwood (1985).

Sevilla es un sitio con un significado histórico-simbólico de mucho peso en relación con Latinoamérica, un valor del que es consciente esta colectiva y sabe aplicar a su favor. Incluso podríamos afirmar que es el punto cero del colonialismo transatlántico y una metrópoli esencial durante la Edad Moderna en el tráfico de mercancías con el Nuevo Mundo. En cuestiones de arte contemporáneo, este hecho natural y de hondura no ha sido aún bien aprovechado, ni por la ciudad en particular ni por Andalucía en general, más allá de algunos hitos puntuales y aislados (caso de Américas, también comisariada por Berta Sichel, que esta vez trabaja con Juan Antonio Álvarez Reyes, e incluida en el proyecto Plus Ultra dirigido por Mar Villaespesa en 1992).

A lo mejor, en vez de inventar discursos globales de sesgo postmoderno, corte efectista y poca singularidad como ocurrió con las BIACS de Harald Szemann, de Okwui Enwezor y de Peter Weibel, respectivamente, lo razonable sería aplicar el sentido común y acudir a las raíces de este territorio. Entonces, muchos se enterarían de que esta capital fue durante décadas enclave universal y puerta de Europa.





Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad

El círculo: Finalistas

El concurso de microrrelatos conducido
por Juan Aparicio Belmonte
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.