publicidad
El Cultural
Sábado, 01 de noviembre de 2014 | Actualización continua
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Arte  

Un pintor llamado Le Corbusier

Coinciden en Madrid tres exposiciones que nos acercan un poco más a Le Corbusier, artista total y creador complejo en sus facetas de arquitecto, urbanista, ensayista, teórico y artista plástico. Dos galerías que de algún modo arropan y complementan el testamento estético de Charles-Edouard Jeanneret, el Poema del ángulo recto que exhibe el Círculo de Bellas Artes.


ANTÓN GARCíA-ABRIL | 13/04/2006 |  Edición impresa


Papier collé preparatotorio para el Poema del ángulo recto

Y quizá sea ésta del Círculo de Bellas Artes la muestra más importante, aunque dentro del circuito comercial hay obra de Le Corbusier en la galería Guillermo de Osma (una treintena, entre óleos, collages y obra sobre papel) y en la galería Múltiple (grabados fechados entre 1940 y 1965). La del Círculo es una exposición inédita en España sobre Le Corbusier y la síntesis de las artes: El poema del ángulo recto. Una extraordinaria muestra que agrupa los papeles recortados originales y las maquetas-collage que elaboró Le Corbusier como material preparatorio del libro. El poema del ángulo recto supone la reflexión poético-estética más compleja que legó el viejo maestro de arquitectos, que siempre consideró este libro como el resumen de sus ideas en torno a la creatividad artística y arquitectónica y su papel en el mundo contemporáneo.

Todo el material original, de especial belleza e interés, ha sido cedido por la Fondation Le Corbusier de París, además de un despliegue de las 155 litografías del libro, pinturas y documentación. El Poema define su credo plástico y el modo en que entendía la creación como actividad total, aunque dicha bipolaridad le obligase a pintar por la mañana y trabajar la arquitectura por la tarde, con la disciplina y la austeridad de un monje. Le Corbusier necesitó el trasvase intelectual desde la plástica a la arquitectura y viceversa.

Parece que ahora el mercado descubre a Le Corbusier y redime al artista que no fue plenamente aceptado, castigado por una ancestral frustración disciplinar que rechaza a aquellos creadores que necesitan expresar sus ideas desde escalas diversas. Chillida creó su obra más monumental y trascendente en Tindaya para ser habitada, con voluntad arquitectónica, y su mirada estética enlaza con la de Le Corbusier: “Creo que el ángulo de 90º admite con dificultad el dialogo con otros ángulos, sólo dialoga con ángulos rectos. Por el contrario los ángulos entre los 88º y 93º, son más tolerantes y su uso enriquece el dialogo espacial. ¿ No son por otra parte los 90º una simplificación de algo muy serio y muy vivo, nuestra propia verticalidad?”

Hernández de León presenta la exposición como una “atracción hacia el abismo” que surge en la aparente transformación de los años treinta. Una fisura abierta que ahonda en las oposiciones iniciales, las paradojas teóricas, y recupera una mirada sobre lo arcaico como origen e invariante de cualquier posibilidad de arte”. Y el comisario, Juan Calatrava, describe con precisión el espíritu del tiempo que acompañó a la creación de tan importante documento y que resume Le Corbusier en un escrito un mes antes de su muerte: “Hay que reencontrar al hombre. Hay que reencontrar la línea recta que abraza el eje de las leyes fundamentales: biología, naturaleza, cosmos. Línea recta inflexible como el horizonte del mar.”

Le Corbusier trabajó 7 años (1947-1953) en la elaboración del libro. Son 19 litografías, testamento del maestro, mostrando su intimidad estética y su lado más lírico al reflexionar abiertamente sobre la naturaleza, el arte o la religión. Este refugio espiritual tiene una poderosa estructura de constante simbología. Los elementos, los colores, los números, los sonidos, y todas las formas del hombre suceden en el poema que aglutina todo el legado intelectual de uno de los más grandes creadores del siglo XX.




Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad

Esta semana en ARTE
Exposiciones
Lo experimental, en síntesis - Escritura experimental en España, 1963-1983
Drones, el terror de lo invisible - Dornes, vigilancia de masas y guerras invisibles
Juanli Carrión, fabular el paisaje - Onstage: Monuments of Melancholy
#FollowFriday
publicidad

La exactitud: Finalistas

El concurso de microrrelatos conducido
por Juan Aparicio Belmonte
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.