publicidad
El Cultural
Miércoles, 17 de septiembre de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Cine  La filmoteca de el cultural

24 títulos de leyenda

Las historias que conquistaron el salvaje Oeste

Duelo con el mejor western en DVD, por Jorge Berlanga

 | 03/01/2008 |  Edición impresa


John Wayne en El rifle y la Biblia

Los comancheros
de Michael Curtiz (1960)
John Wayne en su papel favorito como “ranger” de Texas intachable se enfrenta a una banda de delincuentes que proporcionan armas y licor a los indios en vísperas de una guerra. Una película memorable sobre el honor y las segundas oportunidades dirigida por el maestro Curtiz (Casablanca).

Cometieron dos errores
Ted Post (1967)
Clint Eastwood aporta su impagable estampa a esta entretenida película en la que se mete en la piel de un hombre inocente linchado por nueve personas sin motivo aparente. Eastwood finalmente se convertirá en oficial del ejército y podrá consumar su venganza.

Los siete magníficos
John Sturges (1960)
James Coburn, Charles Bronson y Yul Brynner protagonizan esta famosa película que adapta los Siete samurais de Kurosawa. Un grupo de hombres decentes protegen una villa mexicana de un grupo de forajidos. Una serie de televisión y numerosos remakes rubrican la influencia de este gran clásico.

Dos hombres y un destino
George Roy Hill (1969)
Que levante la mano quien no haya canturreado nunca la famosa canción de Burt Bacharach Raindrops Keep Falling in my Head de esta película. No sólo eso, se trata de uno de los más hermosos y sentidos homenajes a la vida anárquica y bohemia, aunque sea a costa de ensalzar a dos bandidos como los legendarios Butch Cassidy y Sundance Kid. Una obra maestra.

Murieron con las botas puestas
Raoul Walsh (1941)
Una de las mejores, y más conocidas películas de aventuras de todos los tiempos. A partir de las peripecias del general Custer, al que da vida un Errol Flynn en la cima de su atractivo, se trata tanto de una trepidante cinta como de un bello poema sobre el honor y la gloria. En la retina queda grabada para siempre la mítica batalla de Little Big Horn.

Duelo en Silver Creek
Don Siegel (1952)
Un western puro y duro en el que se priman los elementos más dinámicos y entretenidos. Cuenta la historia de un pistolero (Audie Murphy) que llega a un poblado acosado por forajidos. El forastero decide ponerse de parte del sheriff, iniciando una guerra sin cuartel que termina con uno de los míticos duelos tan afines al género. Una joya del maestro Don Siegel.

El virginiano
Stuart Gilmore (1946)
Este filme protagonizado por Joel McRea fue un enorme éxito en su momento y está considerado un gran clásico (una serie de televisión inspirada en la película aguantó hasta diez temporadas). Plantea la sempiterna dicotomía entre las posturas a favor y en contra de la violencia como represalia.

Horizontes de grandeza
William Wyler (1958)
Gregory Peck, Charlton Heston y Jean Simmons protagonizan esta famosísima película en la que se confrontan los valores del Oeste (supuestamente salvajes) con los del Este (más civilizados). Una contradicción que no es tal de la mano de Wyler, un maestro del cine clásico.

Rio Bravo
Howard Hawks (1959)
La leyenda de John Wayne como portador de los valores estadounidenses se cimenta en películas como ésta, en la que interpreta a un aguerrido y honesto sheriff dispuesto a todo para que un rico terrateniente no utilice la ley según le convenga y saque a su hermano, culpable de homicidio, de la cárcel.

La soga de la horca
Andrew v. Mclaghlen (1973)
Wayne de nuevo en su papel de “marshall” implacable con los chicos malos. Se trata de un western clásico en el que el actor tiene la oportunidad de consolidarse como terror de los delincuentes e ídolo de la gente honesta. Su enfrentamiento con unos chavales revoltosos se acaba saldando con una lección.

El desertor del Alamo
Budd Boeticher (1953)
Dos nombres clave del género, Budd Boeticher y Glen Ford, se reúnen en esta excelente película que recrea la famosa resistencia del fuerte de El álamo al poder mexicano. Ford encarna a un hombre que decide desertar traicionando a su patria, lo que tendrá funestas consecuencias. Un título mítico.

Centauros del desierto
John Ford (1956)
Quizá el western más famoso de todos los tiempos. John Wayne se mete en la piel de un soldado retirado que parte en busca de su sobrina (Natalie Wood), secuestrada por los indios. Con esta premisa, Ford realiza una hondísima reflexión sobre los límites de la tolerancia, la dificultad de la convivencia y la inevitabilidad del dolor de estar vivo. Una joya inmortal del cine.

Winchester 73
Anthony Mann (1950)
Otro título emblemático del western. James Stewart interpreta a un íntegro pistolero al que le roban un rifle, el winchester 73 del título, ganado en un concurso de tiro y se dedica a buscarlo entre bandas de bribones o tribus indias. Un exponente perfecto con toques de humor de las constantes del género.

Chisum
Andrew McLaglen (1970)
Wayne se mete en su papel para interpretar con la convicción habitual a un ganadero dispuesto a todo para defender su propiedad de un grupo de delincuentes y un hábil ladrón de terrenos. En su cometido, estará acompañado por dos leyendas del Oeste, Pat Garrett y Billy el niño. Se trata de un filme que rescata las claves del género a mayor gloria del propio Wayne.

Ataque al carro blindado
Burt Kenned (1967)
Entretenidísima película en la que Wayne y Kirk Douglas forman una afinada pareja de ladrones. Por supuesto, no son vulgares amigos de lo ajeno sino que tratan de recuperar lo que una vez les perteneció. Divertida variante del western en la que éste se cruza con el siempre agradecido género de robos.

El hombre de Kentucky
Burt Lancaster (1955)
Debut en la dirección de Burt Lancaster, trata sobre la dureza de la vida de los primeros colonos, cuya única forma de sobrevivir es mantenerse fieles a los códigos de honor.

Arizona
George Marshall (1939)
James Stewart aportó su singular estampa a numerosos westerns, como éste Arizona que lo reunió con una de las mujeres más aguerridas de Hollywood, Marlene Diertich, en su habitual papel como femme fatale. Se trata de una película con elementos de comedia en el que el personaje de Stewart se niega a convertirse en el hombre agresivo que todos esperan de él.

Forajidos de leyenda
Walter Hill (1980)
En plenos años ochenta, esta película recuperó con gran éxito de crítica y público los elementos más característicos del western. A partir de la famosa historia de los hermanos James (con Jesse a la cabeza), se nos cuentan las peripecias de esta pandilla de forajidos que se especializaron en el robo de trenes y se convirtieron en una de las leyendas más inmortales y recordadas del Oeste. Keith y David Carradine encabezan el reparto, mientras Ry Cooder compuso una banda sonora que fue muy popular en su momento.

Pat Garrett y Billy the Kid
Sam Peckinpah (1973)
Peckinpah, gran renovador del género, volvió a contar la historia de los forajidos Pat Garrett y Billy el niño valiéndose de su poética y violenta forma de entender el cine. Como banda sonora, Bob Dylan y su Knocking on Heaven’s Doors.

Ladrones de trenes
Burt Kennedy (19XX)
Wayne y la explosiva Ann-Margret reunidos en esta espléndida película en la que el primero se mete en la piel de un cazarrecompensas que se embarca en una aventura para recuperar medio millón de dólares que en teoría pertenecen a una sofisticada y misteriosa dama.

Horizontes lejanos
Anthony Mann (1952)
Este célebre filme fue uno de los primeros westerns en color. Cuenta la historia de un villano, James Stewart, que quiere cambiar de vida y para ello se une a unos colonos que se instalarán en Portland. Acción y aventuras complementan esta reflexión sobre los límites del bien y del mal y la (im)posible redención.

El álamo
John Wayne (1960)
Oficialmente es la única película que dirigió Wayne. Se aviene como anillo al dedo a sus preferencias al narrar la historia de un reducido grupo de hombres que defienden contra un ejército inmenso de mexicanos la independencia de Texas. Un filme épico con una famosa música de Dimitri Tiomkin.

Veracruz
Robert Aldrich (1954)
Otro gran clásico especialmente conocido en España porque fue la película más importante que Sara Montiel rodó en Hollywood. Junto a Gary Cooper y Burt Lancaster protagoniza esta apasionante historia ambientada en la revolución mexicana sobre unos mercenarios que deben escoltar a una condesa.

El rifle y la Biblia
Stuart Millar (1975)
Wayne y otra leyenda del cine, Katharine Hepburn, protagonizan esta película en la que el primero interpreta a un antiguo héroe que ha acabado como desdichado borrachín. Hepburn interpreta a una insobornable misionera a la que ayudará a impartir justicia y, de paso, recuperar su dignidad y autoestima.




Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad
publicidad

Distopía

El concurso de microrrelatos conducido
por Juan Aparicio Belmonte
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.