publicidad
El Cultural
Jueves, 23 de octubre de 2014 | Actualización continua
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Libros  Novela

Bahía blanca

Martín Kohan

Anagrama. Barcelona

ERNESTO CALABUIG | 21/12/2012 |  Edición impresa


Martín Kohan. Foto: Quique García

Reconforta que las buenas sensaciones que transmitían los trabajos anteriores de Martín Kohan (Buenos Aires, 1963), en obras como Cuentas pendientes o Ciencias morales, vuelvan a confirmarse en esta rotunda y desgarrada Bahía Blanca. Bahía Blanca es un lugar geográfico, una ciudad muy al sur de la provincia de Buenos Aires que hace de puerta de acceso hacia la Patagonia. Es una localidad de paso, una población fea, conservadora y sin encanto que uno habitualmente “esquiva y evita” (p. 8), pero que Mario Novoa, investigador universitario y protagonista de esta narración, elige deliberadamente para su excedencia de un mes. “Ninguna persona que yo conozca ha dicho jamás nada bueno de Bahía Blanca y fue por eso que la elegí como destino”. Entre las razones de este “exilio” intuye el lector de modo difuso un abandono amoroso, pero sólo en el ecuador de la novela descubrirá los terribles hechos que lo propiciaron y por qué Novoa desea tanto el cambio, la dispersión y el olvido del pasado. El libro posee la estructura ágil de rápidas entradas de un diario, algo que sólo varía en algunos momentos del fin de la estancia, donde se interna en una digresión prolongada acerca de las vidas de hotel, el mundo del cine y el boxeo, los azares y probabilidades, los abandonos...

Como en Cuentas pendientes, una nota característica que Kohan da con maestría es su agudeza para extraer humor de las situaciones cotidianas, algo que aquí invade el relato desde muy pronto, ya en el primer choque del protagonista con las peculiares costumbres del lugar (ultracatólico, militarista) y sus raros vecinos. La reiterada visita de los catequistas a la casa o las excursiones a la aún más fantasmal ciudad de Ingeniero White son un despliegue de comicidad en un libro punteado por esta clase de ingenio. Otro talento de Martín Kohan es su don para hilar diálogos absolutamente naturales y llenos de gracia. La soledad extrema de Mario Novoa casa bien con esas otras existencias limitadas de Silvana (la chica del locutorio), el viejo amigo Ernesto Sidi, Antonia (la joven que encuentra los documentos de Mario y que propicia hermosas escenas), o Patricia (la mujer que abandonó a Mario tras siete años de convivencia). Bahía Blanca posee un gran tramo final, con esa hiperpercepción desquiciada del protagonista en el reencuentro con Patricia en plena calle y el desesperado largo viaje de ambos en automóvil, centenares de kilómetros bajo la forma de un secuestro-fuga consentido hacia lo irreparable, como un mapa extendido de gran poesía ante los ojos del lector. Impecable escritura, denso tejido y una lúcida reflexión acerca de las pérdidas cotidianas y el paisaje que queda en pie tras derruirse lo que para nosotros era tan natural y estable.




Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad

Esta semana en LETRAS
Leer Cataluña - Siete libros iluminan el debate sobre el soberanismo catalán, desde la historia al posibilismo de uno y otro signo
Libro de la semana
Al límite - Thomas Pynchon
Novela
El ciego en la ventana - Juan Antonio Masoliver Ródenas
El enigma del convento - Jorge Eduardo Benavides
Niveles de vida - Julian Barnes
Poesía
Siete caminos para Beatriz - Ernesto Pérez Zúñiga
Los trofeos efímeros - Román Piña Valls
Ensayo
Cataluña ante España - Xavier Vidal-Folch
Cataluña y las demás Españas - Santiago Muñoz Machado
Biografía
Rara Avis
De una China a la otra - Alberto Anaut elige la obra de Henri-Cartier Bresson
publicidad

Trolls digitales

El concurso de microrrelatos conducido
por Juan Aparicio Belmonte
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.