publicidad
El Cultural
Domingo, 21 de diciembre de 2014 | Actualización continua
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Libros  Ensayo

Cómo se escribe la Historia

Barbara W. Tuchmann

Traducción de B.Iglesias Lamas. Gredos. Madrid, 2009. 368 páginas, 30 euros

RAFAEL NUÑEZ FLORENCIO | 03/04/2009 |  Edición impresa


La historiadora norteamericana Barbara W. Tuchman (Nueva York, 1912-1989) consiguió una gran acogida de crítica y público con su concepción narrativa de la historia, adentrándose en épocas y temas tan dispares como las epidemias medievales de peste negra (Un espejo lejano), la política mundial entre los s. XIX y XX (La torre del orgullo), la Gran Guerra del 14 (Los cañones de agosto) y una biografía del general Stilwell, que era además un análisis de las relaciones chino-estadounidenses (Stilwell and the American Experience in China). Con estos dos últimos libros obtuvo sendos premios Pulitzer. Tuchman se sintió también tentada por el periodismo y el ensayo, y como corolario de esa inquietud intelectual a lo largo de medio siglo, recopiló en 1981 diversos textos escritos a lo largo de varias décadas, dándoles el sentido de una triple reflexión sobre “el oficio de historiador”, “el producto de su trabajo” y las supuestas “lecciones de la historia” (Practicing History. Selected Essays). Es esta obra, que se presenta al público español con el título un tanto equívoco de Cómo se escribe la historia, la que nos ocupa en la presente reseña.
Lo primero y más importante que hay que resaltar de este volumen es que mantiene perfectamente su vigencia y hasta su frescura a pesar del tiempo transcurrido, lo cual ya dice bastante acerca de la autora y de la calidad de sus aportaciones. No en vano Tuchman fue una adelantada en el tratamiento de algunos temas -aparte de la ya citada concepción narrativa de la historia, su interés por la biografía, la historia militar, el Extremo Oriente, las mentalidades, etc.- que luego se harían moneda común en los más diversos ámbitos académicos y divulgativos. Paradójicamente, la autora no trata de exhibir una modernidad postiza sino que resalta su condición de “hija de los años 30”, con todas sus consecuencias y, en particular, el impacto de la guerra civil española, los fascismos y la II Guerra Mundial. Sin embargo, lo que puede encontrarse en estas páginas va mucho más allá de esos temas concretos. La primera parte, la más teórica, trata de los problemas que se plantea el historiador pero su exposición diáfana logra que cualquier lector se sienta implicado e interesado en cuestiones como la importancia y respeto de los datos concretos -“soy discípula del detalle” (p. 45)-, la necesidad de síntesis explicativas y, con ello, la difícil conjugación de objetividad e interpretación, todo ello tratado con amplitud de miras y sin asomo alguno de dogmatismo.
En la segunda parte, más concreta, se pone de manifiesto la debilidad de la autora por los nombres propios como los auténticos fautores de la historia desde El Raisuli a W.Wilson, de Mao a Kissinger. No en vano hay antes un apartado que se titula “La biografía como prisma de la historia”. Pero, cuidado, el ser humano es voluble, “poco fiable como factor científico”, “un paquete de variables imposible de duplicar” (p. 302): por eso, Tuchman advierte en la tercera y última parte del libro sobre el peligro de entender la historia de un modo ejemplar, como si se pudieran establecer unas determinadas enseñanzas regladas. “¿Es la historia un manual para el futuro?”, se plantea. Y la respuesta, tomando como referentes Pearl Harbor y la España de Franco es, por una parte, que el hombre se empeña en desaprovechar las lecciones de la historia y, en segundo término, que el curso mismo de los acontecimientos es a menudo caprichoso y casi siempre impredecible.




Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad

Esta semana en LETRAS
El arte de la palabra - Clásicos ejemplares, de Drácula a Stendhal, de Velázquez a Blake
Oeuvres de Spinoza - Elige libro Fernando Savater
Libro de la semana
Ensayos - Michel de Montaigne
Novela
La oscuridad - Ignacio Ferrando
Como la sombra que se va - Antonio Muñoz Molina
Relatos
Contratiempos - Pilar Tena
Poesía
Pornografía para insectos - José María Parreño
Ensayo
Valente vital (Galicia, Saboya, París) - Claudio Rodríguez Fer, Tera Blanco y María Lopo
Ser amigo mío es funesto - Joseph Roth & Stefan Zweig. Correspondencia (1927-38)

El Yo: Finalistas

El concurso de microrrelatos conducido
por Juan Aparicio Belmonte
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.