publicidad
El Cultural
Sábado, 20 de septiembre de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Libros  Relatos

El amor de una mujer generosa

Alice Munro

Traducción de Javier Alfaya. RBA, 2009. 320 pp., 20 euros

DARÍO VILLANUEVA | 03/04/2009 |  Edición impresa


Alice Munro. Foto: archivo

  • Crítica de La vista desde Castle Rock
  • Crítica de Escapada


  • Se reedita ahora en castellano uno de los grandes libros de la escritora canadiense Alice Munro (Ontario, 1931), merecedor en 1998 del Giller Prize como también lo sería, seis años más tarde, Escapada. No me extraña el éxito de Alice Munro, autora de un tipo de relatos extraños por más de un motivo, pero que funcionan con eficacia máxima por el mundo adelante, pese a lo relativamente limitado de su temática y enfoques, aparte de la ubicación monocorde de sus historias en el Ontario del lago Hurón y en Vancouver. La propia autora ha reconocido su incapacidad para acomodar el curso de sus textos a las dimensiones canónicas establecidas. Así, escribe unas narraciones con extensión de novelas cortas y alcance de auténticas novelas por la complejidad de sus tramas y la potencialidad de sus personajes. Prueba cabal de ello es la que da título a este volumen, en donde en torno a una muerte misteriosa se teje una historia de muchachos revoltosos, un crimen pasional y el retrato intrigante de una mujer que nos deja con la miel en la boca de una nueva peripecia o lance patético cuando sus noventa páginas concluyen abruptamente.
    En 1971, su segundo libro representaba toda una declaración de principios: Lives of Girls and Women. Los que vendrían luego no desmentirían este anuncio de una deliberada temática femenina, que va más allá de personajes y anécdotas para impregnar la perspectiva del relato y el conjunto de toda su configuración formal, incluso cuando el discurso emana de un narrador en tercera persona, como ocurre aquí con cinco de las ocho piezas incluidas. En todo caso, las protagonistas son siempre mujeres, y a veces, como ocurre en “Yakarta” o “El sueño de mi madre”, el hombre que importa en la historia ha muerto lejos, y tan solo es ya un puro motivo de recuerdo. Yo me resisto a clasificar a quienes escriben por el sexo, pero, por el contrario, no tengo ningún empacho en hacerlo con los que leemos. No hablaré por nombre de las lectoras, pero sí a título propio diré que sobre la relativa banalidad de lo que Munro nos cuenta y de su, quizá, deliberada ruptura con la trama bien trenzada y la composición medida al detalle -que ha llevado a la crítica a calificarla como la Chejov canadiense-, su narrativa resulta sumamente rica en matices, por más de un motivo sorprendente cuando ya para la literatura parece ya agotada semejante posibilidad, y proveedora de una perspectiva sobre la realidad tan genuina como hasta cierto punto insólita. Que ello tenga que ver con la expresión radical de una mirada de mujer no me parece una hipótesis del todo descartable. En sus escritos hay una recreación nada complaciente de las relaciones humanas, un descriptivismo que si no resultase tan expresivo podría incluso hacérsenos estomagante, y una sensibilidad en extremo reveladora; pero nada encontramos de doctrina o filosofía a costa de la condición femenina, que, sin embargo, merece una impresionante formulación sincrética al final del último relato: “El sueño de mi madre”. Allí la narradora confiesa que “asumí la naturaleza femenina” cuando “elegí la supervivencia frente a la victoria”.




    Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



    publicidad

    Esta semana en LETRAS
    Ian Morris - "Si no hay un gran cambio, nos espera una edad oscura"
    Novela
    El reino de los hombres sin amor - Alfredo Mateo-Sagasta
    Los huérfanos - Jorge Carrión
    El balcón en invierno - Luis Landero
    Deseo de chocolate - Care Santos
    Agnès - Catherine Pozzi
    La hierba de las noches - Patrick Modiano
    Poesía
    El orden de las cosas - Nuno Júdice
    Ensayo
    Infantil y juvenil
    Manual del buen paseante - Raimon Juventeny
    10 plantas que cambiaron el mundo - Gillian Richardson. Ilustraciones de Kim Rosen.
    De mayor quiero ser bruja - Cristina Fernández-Cubas
    Rara Avis
    publicidad

    Distopía: Finalistas

    El concurso de microrrelatos conducido
    por Juan Aparicio Belmonte
    y patrocinado por Ámbito Cultural

    publicidad

    publicidad

    publicidad

    Uso de cookies

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.