publicidad
El Cultural
Jueves, 23 de octubre de 2014 | Actualización continua
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Libros  Novela

El muñeco de nieve

Jo Nesbo

Trad. de C Montes y A. Bernsten. RBA. 496 páginas, 21 euros

LAURA FERNÁNDEZ | 01/11/2013 |  Edición impresa


Jo Nesbo. Foto: Antonio Heredia

Si algo envidia el cada vez menos huraño y más popular Harry Hole (a su pesar convertido definitivamente en tertuliano de un programa de televisión negrocriminal) a los detectives norteamericanos es que ellos pueden vérselas de vez en cuando con un asesino en serie. Un asesino en serie que se plantea su enfrentamiento con el detective en cuestión como una especie de duelo, un duelo en el que el detective no tiene más remedio que avanzar a ciegas sobre el tablero que dispuesto por el asesino cuyo narcisismo a menudo acaba con él en el fondo del lago al que se había asomado para contemplarse (o demasiadas pistas siempre son igual a calabozo). Harry Hole (ya cumplidos los cuarenta, pálido, demacrado, nublado) está a punto de vérselas con uno de ellos, el segundo de su carrera, el primero que opera en Oslo. Un tipo (o, quién sabe, puede que una mujer) que se hace llamar El Muñeco de Nieve y cuyas víctimas son siempre madres de familia que han estado teniendo una aventura. Para darle caza, Hole cuenta en esta quinta entrega con la ayuda de la eficiente e impulsiva (y decididamente extraña) Katrine Bratt, quien considera que el mejor lugar para empezar a buscar al hacedor de muñecos de nieve (digamos que éstos son su signo de identidad, la policía los encuentra en los jardines de las casas de las mujeres desaparecidas) es Bergen, la ciudad de la que procede y en la que recuerda el caso de una desaparición relacionada con un montón de nieve antropomórfico.

Hole, cuyo interés por los asesinos en serie es 'enfermizo', en palabras de su compañero, Skarre, se siente manipulado por quien quiera que sea el asesino en cuestión y a la vez no puede evitar presumir de ser el elegido (“A lo mejor sabe que soy el único policía de Noruega que ha atrapado a un asesino en serie y me considera un desafío”, dice en determinado momento, orgulloso). Harto de cazar “ratas”, asesinos corrientes, asesinos sin una macabra obra en marcha, Hole le sigue esta vez los pasos a lo que considera “un león, un elefante, un puto dinosaurio”, sí, un asesino en serie, mientras hace de padrastro ejemplar con Oleg, el hijo de Rakel, su última ex conquista. Ex conquista que tal vez deje de ser ex. Y vuelve a dejarse ver en televisión, en una intervención en el mencionado programa negrocriminal, que a punto estará de costarle la investigación en marcha. A menudo Hole habla más de la cuenta.

En esta más que notable nueva entrega, el inquieto Jo Nesbo, un maestro ya en el despliegue de la trama, en la construcción del thriller, encadena sospechosos que a todas luces parecen culpables (cierto cirujano plástico con demasiados secretos, cierto profesor de mirada esquiva) y los va descartando con la facilidad con la que el experto jugador de póquer elimina contrincantes, esto es, jugando al farol y guardándose un valioso as en la manga. Un as en la manga que tiene que ver con el concepto de derrota. Porque, como bien apunta el propio Hole, fue Roald Amudsen el primero en llegar al Polo Sur desde Noruega, pero no es su historia la que se recuerda, sino la de Robert Scott, la de quien no vivió para contarlo. ¿Por qué? Porque “es la historia de la derrota la que más nos emociona”. Moraleja o no de la que, sin duda, es la entrega más ambiciosa de la serie hasta la fecha (y la más compleja, por la cantidad de personajes y subtramas que contiene), lo cierto es que en El muñeco de nieve, Nesbo trata de llevar tan lejos como puede al bueno de Harry y, haciéndolo, da las primeras muestras del feroz pulso narrativo que desembocaría, años más tarde, en la inigualable voz de Roger Brown, el protagonista de su obra cumbre, la brillante Headhunters.




Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad

Esta semana en LETRAS
Leer Cataluña - Siete libros iluminan el debate sobre el soberanismo catalán, desde la historia al posibilismo de uno y otro signo
Libro de la semana
Al límite - Thomas Pynchon
Novela
El ciego en la ventana - Juan Antonio Masoliver Ródenas
El enigma del convento - Jorge Eduardo Benavides
Niveles de vida - Julian Barnes
Poesía
Siete caminos para Beatriz - Ernesto Pérez Zúñiga
Los trofeos efímeros - Román Piña Valls
Ensayo
Cataluña ante España - Xavier Vidal-Folch
Cataluña y las demás Españas - Santiago Muñoz Machado
Biografía
Rara Avis
De una China a la otra - Alberto Anaut elige la obra de Henri-Cartier Bresson
publicidad

Trolls digitales: Finalistas

El concurso de microrrelatos conducido
por Juan Aparicio Belmonte
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.