publicidad
El Cultural
Jueves, 30 de octubre de 2014 | Actualización continua
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Libros  Novela

Fresy Cool

Antonio J. Rodríguez

Mondadori. Barcelona,2012. 345 pp., 20'90 e. Ebook: 12'99 e.

CARE SANTOS | 17/02/2012 |  Edición impresa


Antonio J. Rodríguez. Foto: Juan Guerrero

Si nos tomamos en serio aquello de que toda nueva generación tiene la obligación de matar al padre, Antonio J. Rodríguez es el capo de los parricidas. Situémonos: tiene veinticinco años y ha escrito una novela que dinamita una por una todas las reglas de la narratología clásica. No se trata sólo de hacer añicos el discurso aristotélico, que también, sino de dar diez o veinte pasos (de gigante) y terminar, de paso, con todo lo demás, desde la verosimilitud hasta la concordancia verbal, pasando por el idioma.

Rodríguez aboga por un castellano hecho a la medida de sí mismo, cargado de neologismos, vulgarismos, tecnicismos o anglicismos sin lexicalizar que, sin embargo, se articula con naturalidad y pasmosa fluidez. Está claro que estamos ante alguien literariamente muy capaz que viene dispuesto a cambiar las cosas. En el zurrón lleva una cultura literaria indisimulable, cierto odio atávico al, por otra parte odioso, establishment editorial, algo del nihilismo existencial abonado por las circunstancias y grandes cantidades de la rabia de toda una generación. Quienes estén un poco al día sabrán reconocer los rasgos de una familia a la que también pertenecen Eloy Fernández Porta, Luna Miguel o el controvertido y virtual Lector Mal-Herido.

El mínimo argumento autoficcional de este debut literario -aunque su autor había publicado una novela anterior, en coautoría con Luna Miguel: Exhumación- podría ser como sigue: un protagonista de nombre Pleonasmo Chief que quiere ser (¡es!) escritor y está enamorado de una adolescente llamada Lola Font divide su tiempo entre escribir, practicar el sexo con su chica y observar lo que ocurre en el Madrid contemporáneo. Por descontado, su realidad es tanto la que duerme en su cama como la que asoma a la pantalla de su ordenador. La novela es el relato de sus relaciones personales, laborales y literarias.

¿Relato generacional? Sí, sin duda, pero también mucho más. Esta novela es casi un grito de rabia. Un “aquí estoy yo” contundente. Un “os guste o no, así son nuestras cosas, las de los escritores de 25 que hemos venido para quedarnos”. Siento una curiosidad enorme por saber hacia dónde evolucionará el estilo de Antonio J. Rodríguez. Me atrevo a sospechar que no podrá durar siempre su ausencia de convencionalismo y pienso que algo de conservadurismo -aun a muy pequeñas dosis- no le sentaría nada mal a su poderoso modo de ver y contar el mundo. Sea como sea, merecerá la pena esperar para ver.




Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad

Esta semana en LETRAS
Libro de la semana
Novela
Cadáveres en la playa - Ramiro Pinilla
El parque - Marguerite Duras
Relatos
La vida imposible - Eduardo Berti
Poesía
Cuaderno de vacaciones - Luis Alberto de Cuenca
Ensayo
Enseres domésticos - Vicente Verdú
La ocupación - Ahron Bregman
Infantil y juvenil
El hombre vestido de gris - Fernando Alons
Las historias de Tashi - Anna Fienberg
Todos en círculo - Ana Cerasoli. Maeva Young
Rara Avis
Cartas a un joven poeta - Álvaro Díaz Huici elige la obra de Rilke
Novela negra
El leopardo - Jo Nesbo
publicidad

La exactitud: Finalistas

El concurso de microrrelatos conducido
por Juan Aparicio Belmonte
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.