publicidad
El Cultural
Lunes, 20 de octubre de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Libros  

Los libros de Hitler

Un estudio de Timothy W. Ryback analiza la influencia de la literatura en el dictador nazi

El Cultural analiza esta semana dos libros que indagan en la literatura que influyó a Adolf Hitler, 'Los libros del Gran Dictador' (Destino) y 'Libros para el Führer' (Inédita). El primero de ellos, del que publicamos aquí el prefacio, es un estudio sobre sus lecturas preferidas y el modo como moldearon su personalidad y su ideología. Adolf Hitler quemaba libros... y leía El Quijote, Robinson Crusoe y Shakespeare. La destructiva ideología del dictador alemán se formó a partir de su biblioteca privada. El autor de esta obra, Timothy Ryback, nos descubre que una interpretación particular del poema de Ibsen, Peer Gynt, moldeó la ambición despiadada del líder nazi, y que admiraba 'El judío internacional', el tratado antisemita de Henry Ford. Ryback muestra cómo las lecturas de Hitler sobre religión y ciencias ocultas alimentaron su creencia en la providencia divina, o el proceso por el cual las palabras de Nietzsche se metamorfosearon en los infames lemas nazis.

  • Lea la crítica de 'Los libros del Gran Dictador' y 'Libros para el Führer'

  •  | 14/05/2010 |  Edición impresa


    Hitler: "Cuando uno da, también debe tomar y yo tomo cuanto necesito de los libros"

    PREFACIO
    EL HOMBRE QUE QUEMABA LIBROS

    Fue sin duda más famoso por quemar libros que por coleccionarlos. Sin embargo, cuando murió a la edad de cincuenta y seis años poseía una biblioteca estimada en mil seiscientos volúmenes. Se trataba de una colección impresionante en muchos aspectos, que contenía primeras ediciones de obras de filósofos, historiadores, poetas, dramaturgos y novelistas.

    La biblioteca representaba para él una suerte de fuente pieria -la fuente metafórica del saber y la inspiración-, en cuyas aguas ahogó sus inseguridades intelectuales y alimentó sus ambiciones fanáticas. Leía con avidez, por lo menos un libro cada noche o, a veces, según propio testimonio, incluso más. «Cuando uno da, también debe tomar -dijo en una ocasión-, y yo tomo cuanto necesito de los libros

    Situaba el Don Quijote entre los grandes libros de la literatura universal, junto a Robinson Crusoe, La cabaña del tío Tom y Los viajes de Gulliver. «Cada uno de ellos constituye en sí mismo una idea grandiosa», dijo. En Robinson Crusoe veía «la evolución de toda la historia de la humanidad». A su juicio, el Don Quijote reflejaba «con ingenio» el final de una época. Tenía ediciones ilustradas de ambos libros y apreciaba especialmente los dibujos románticos que hizo Gustave Doré del héroe cervantino asolado por las ilusiones.

    También tenía las obras completas de William Shakespeare, publicadas en versión alemana por Georg Müller en 1925, dentro de una colección que pretendía acercar la literatura excelsa al público general. El volumen seis se compone de Como gustéis, Noche de reyes, Hamlet y Triolo y Crecida. Todos estos libros, encuadernados en cuero marroquí artesanal, ostentan en el lomo el estampado dorado de un águila flanqueada por las iniciales «A H». Consideraba que Shakespeare era superior a Goethe y a Schiller, ya que la imaginación del inglés se había alimentado de las fuerzas proteicas del incipiente Imperio británico, mientras que los dos dramaturgos teutónicos habían malbaratado su talento en historias que trataban de crisis personales y rivalidades entre hermanos. ¿A qué se debía -se preguntó- que la Ilustración alemana hubiera producido Natán el Sabio, la historia de un rabino que conciliaba a cristianos, musulmanes y judíos, mientras que a Shakespeare le fue dado ofrecer al mundo El mercader de Venecia y el personaje de Shylock, paradigma de todos los defectos del judío?

    Parecía saberse el Hamlet al dedillo; «Ser o no ser» era una de sus frases favoritas, lo mismo que «Es Hécuba para mí». Sentía especial predilección por Julio César. En un cuaderno de notas de 1926 dibujó una detallada escenografía para el primer acto de la tragedia shakespeariana, con siniestras fachadas que cercaban el foro en el que César es asesinado.

    «Nos volveremos a ver en Filipos», amenazó a sus oponentes en más de una ocasión, parafraseando la advertencia que el espectro hizo a Bruto tras el asesinato de César. Y, según se cuenta, reservaba los idus de marzo para las decisiones cruciales.

    Guardaba sus libros de Shakespeare en el estudio del segundo piso de su retiro alpino del Obsersalzberg, en el sur de Alemania, junto con la edición encuadernada en piel de otro de sus autores predilectos, el novelista de aventuras Karl May. «El primer Karl May que leí fue Los ladrones del desierto -recordó-. ¡Quedé impresionado! Me zambullí en él de inmediato, lo que provocó un claro descenso de mis notas escolares.» Más tarde diría que, así como otros buscaban consuelo en la Biblia, él lo había buscado en Karl May.

    Estaba versado en las Sagradas Escrituras y tenía un tomo particularmente hermoso de Worte Christi [Palabras de Cristo], con el título estampado en oro en una cubierta de piel de becerro color crema que hoy sigue siendo tan suave como la seda. También tenía una traducción alemana del tratado antisemita de Henry Ford, El judío internacional: El principal problema del mundo, y un manual de 1931 acerca del gas venenoso, en uno de cuyos capítulos se detallaban las cualidades y los efectos del ácido cianhídrico (o prúsico), el asfixiante comercializado como Zyklon B. En su mesita de noche tenía un ejemplar muy manoseado de los traviesos Max y Moritz, las caricaturas de Wilhelm Busch.

    Según Walter Benjamin, los libros que atesora una persona permiten deducir muchas cosas acerca de ella: sus gustos, sus intereses, sus costumbres. Los libros que conservamos y los que desechamos, los que leemos y los que decidimos no leer, todos ellos dicen algo acerca de quiénes somos. Benjamin, filósofo germano-judío nacido en una época en que era posible ser «alemán» y «judío», creía en el poder de la Kultur. Estaba convencido de que la expresión creativa no sólo enriquece e ilumina el mundo que habitamos, sino que también proporciona el vínculo cultural que liga a una generación con la siguiente, creencia que constituye una versión judío-germánica del antiguo adagio latino «Ars longa, vita brevis».

    Benjamin sentía una querencia especial por la palabra escrita o, más concretamente, por la palabra impresa y encuadernada; amaba los libros y le fascinaban su materialidad, su pervivencia, su procedencia. Sostuvo que un coleccionista sagaz podía «leer» en un libro como un fisonomista sabe descifrar la esencia del carácter de una persona a partir de sus rasgos físicos. «Años y lugares de edición, formatos, anteriores propietarios, tipos de encuadernación, todos estos elementos le deben hablar no sólo por la árida desnudez de dato, sino también por la forma en que armonizan entre sí.» En suma, se puede juzgar un libro por su cubierta y a un coleccionista por su colección. Y así como «la lechuza de Minerva sólo levanta el vuelo a la caída de la noche», concluye Benjamin que «sólo al extinguirse, el coleccionista es comprendido».

    En este punto, Benjamin aludía a la célebre frase de Georg Wilhelm Hegel: «El búho de Minerva extiende sus alas sólo al ocaso», lo que equivale a decir que la filosofía sólo puede comenzar cuando los acontecimientos ya han cumplido su curso. Lo mismo cabía afirmar, según Benjamin, de las bibliotecas personales. Sólo cuando el coleccionista ya ha depositado en ella su último libro y ha muerto, sólo cuando la biblioteca ya puede hablar por sí misma, sin la distracción u ofuscación que supone la presencia del propietario, sólo entonces pueden revelar los volúmenes individuales algo acerca del propietario que «sigue vivo» en ellos y por ellos: si se apropió de ellos garabateando su nombre en la portada o estampando un ex libris en toda una página, si los dejó manchados y con las esquinas dobladas o intonsos y sin leer.

    Nuestro filósofo bibliófilo afirmó que una biblioteca personal constituye un testimonio permanente y creíble acerca del carácter del coleccionista, y ello le inspiró la siguiente agudeza filosófica: al coleccionar libros creemos que los guardamos, pero, en realidad, son los libros los que guardan a su propietario: «No es que éstos vivan gracias a él, es él quien vive por ellos».





    Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame




    publicidad

    Esta semana en LETRAS
    Leer Cataluña - Siete libros iluminan el debate sobre el soberanismo catalán, desde la historia al posibilismo de uno y otro signo
    Niveles de vida - Julian Barnes
    Libro de la semana
    Al límite - Thomas Pynchon
    Novela
    El ciego en la ventana - Juan Antonio Masoliver Ródenas
    El enigma del convento - Jorge Eduardo Benavides
    Poesía
    Siete caminos para Beatriz - Ernesto Pérez Zúñiga
    Los trofeos efímeros - Román Piña Valls
    Ensayo
    Cataluña ante España - Xavier Vidal-Folch
    Cataluña y las demás Españas - Santiago Muñoz Machado
    Biografía
    Rara Avis
    De una China a la otra - Alberto Anaut elige la obra de Henri-Cartier Bresson
    publicidad

    Ébola: finalistas

    El concurso de microrrelatos conducido
    por Juan Aparicio Belmonte
    y patrocinado por Ámbito Cultural

    publicidad

    publicidad

    publicidad

    Uso de cookies

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.