publicidad
El Cultural
Domingo, 23 de noviembre de 2014 | Actualización continua
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Musica  

Gabriel Estarellas

“La guitarra en España sigue sin tener futuro”

Gabriel Estarellas (Palma de Mallorca, 1952), uno de los más relevantes solistas de nuestro país, presenta el próximo martes la obra completa para guitarra de Antón García Abril. Con este motivo ha hablado con El Cultural de la precaria situación que vive el instrumento español por excelencia.


CARLOS FORTEZA | 19/05/2005 |  Edición impresa


Gabriel Estarellas. Foto: Archivo

Con más de tres décadas de carrera a sus espaldas, Gabriel Estarellas representa a esa generación de la guitarra clásica heredera del arte de Narciso Yepes o Andrés Segovia. A través de su cátedra del Conservatorio de Madrid, sus conciertos dentro y fuera de nuestro país y los registros discográficos, continúa con su empeño de consagrar la guitarra como instrumento de culto. A la integral de García Abril se sumará, en junio, la aparición en CD del Concierto del agua de Tomás Marco. Además, la próxima temporada estrena en Madrid -con la Sinfónica y López Cobos- el Concierto Goyesco de Moreno Buendía, autor cuyo Concierto del Buen Amor llevará también en una gira junto a la Filarmónica de Liperpool.

-¿La guitarra gusta ahora más en otros países que en el nuestro?
-El arraigo es mucho más fuerte fuera de España. Se da la paradoja que en países como Estados Unidos o Japón el amor por el instrumento es mucho mayor. Aquí priman las connotaciones que lo ligan a la música flamenca. Por la tradición y el gran número de intérpretes que existen en este género, las manifestaciones clásicas se han reducido a un muy escaso número de obras. Y todo pese a la cantidad de jóvenes que en España trabaja la guitarra.

-¿Se impone el nivel desde fuera?
-Desde luego. Ahora mismo, por ejemplo, en mi cátedra del Conservatorio, tan sólo tengo dos alumnos españoles. El 90% son extranjeros. Un hecho que viene establecido en las pruebas de ingreso que es donde deben mostrar su preparación. No creo que los estudiantes extranjeros sean más inteligentes, simplemente cuentan con un sistema de enseñanza superior al nuestro. La Logse representa un fracaso para la enseñanza musical en España.

-¿Dónde encuentra su espacio la guitarra como instrumento culto?
-Su vida musical ha quedado limitada a los Círculos y Sociedades guitarrísticas, los cursos y los premios. Una especie de gheto que siempre ha estado allí. La guitarra en España sigue sin tener futuro; a los que hoy la siguen estudiando lo que les une es su ilusión, pero cuando terminan su formación les quedan pocas opciones: o bien dar clases o intentar meterse en el circuito de los conciertos, algo muy difícil. Tengo alumnos realmente extraordinarios que han terminado la carrera conmigo y con veinte concursos ganados y no salen de allí.

-Ante esta falta de atención, ¿hay que culpar al público o a los programadores de los ciclos?
-Más a los segundos. La guitarra no está completamente institucionalizada en las salas de conciertos. Como instrumento solista nunca se ha equiparado al piano, el violín o la voz. Basta repasar cualquier temporada de nuestras orquestas para comprobar su escasa presencia. Siempre va a prevalecer un Concierto para violín o uno de piano de Chaikovski que una obra para guitarra. Si figura es casi anecdótico y con obras que se repiten una y otra vez. Y ocurre lo mismo cuando una orquesta nuestra visita el extranjero. Este círculo vicioso provoca que el repertorio quede muy limitado. Algo que hace un daño tremendo a los compositores y a los propios solistas, que se ven circunscritos a un número muy pequeño de obras.

-Aún así, usted ha sido un dinamizador de la creación para este instrumento.
-En estos veinte años que llevo en Madrid he podido acercarme a los compositores más relevantes del panorama. He estrenado 16 conciertos para guitarra y más de 200 obras para este instrumento. Una labor muy sacrificada y comprometida porque primero había que persuadirles de que es un instrumento importante y que había que escribir para él. La gran mayoría me hicieron caso. Ahora hay una nueva generación de guitarristas que tienen que acercarse a los nuevos creadores y viceversa. Mi etapa está cumplida, seguiré estrenando pero de forma muy selectiva. Quiero centrarme en la música que realmente me satisface, porque no siempre he podido elegir. Por ejemplo, ahora mismo estoy volcado en la grabación de la obra para laúd de Bach, una ilusión que tenía desde hacía muchos años y creo que ahora es un buen momento para llevarla a cabo.




Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad

Esta semana en MUSICA
Juan Diego Flórez - “No me considero el sucesor de Pavarotti”
Flacos favores - Por Gonzalo Alonso
José Cura será Sansón - El Festival Internacional de Santander acoge un cartel lleno de grandes nombres
Los palos vuelven a Las Minas - Cante y danza se mezclan en su Festival Internacional
Miscelánea
Barenboim y La Walkiria, en Madrid - Interpreta a Wagner con la orquesta West-Eastern Diwan en la Plaza Mayor
Discos
DvorÁk - Concertos
RY Cooder - I, Flathead
Meldelssohn - Obras para piano
publicidad

El tenedor: finalistas

El concurso de microrrelatos conducido
por Juan Aparicio Belmonte
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.