publicidad
El Cultural
Jueves, 31 de julio de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Arte  Obras de arte del siglo xx

Vasily Kandinsky

1911 "Composición V"

OBRAS FUNDAMENTALES DEL ARTE DEL SIGLO XX

Vasily Kandinsky (Moscú, 1866 -Neuilly-sur-Seine, Francia, 1944) es uno de los pioneros del arte abstracto, al que se acerca a partir del expresionismo. En 1896 abandona su actividad como profesor de Derecho y se traslada a Múnich para estudiar pintura. En 1901 funda la asociación de artistas Phalanx, cuya escuela de pintura dirige. En 1906 expone junto a los artistas de Die Bröcke en Dresde. La evolución hacia la abstracción culmina en 1910 -año en que escribe De lo espiritual en el artecon el inicio de la serie de Composiciones. Un año después organiza con Franz Marc la exposición El Jinete Azul en Múnich. Su primera individual, en la galería Der Sturm de Berlín, data de 1912. Tras la Revolución Rusa trabaja en el Comisariado para la Formación del Pueblo, imparte clases y desempeña tareas de gestión cultural. Desde 1922 es profesor en la Bauhaus en Weimar y, después, en Dessau, y en 1924 funda con Klee, Feininger y Jawlensky el grupo Los Cuatro Azules. En 1933, tras el cierre de la Bauhaus, se traslada a Neuilly-sur-Seine, donde permanecerá hasta su muerte.


SIMÓN MARCHÁN FIZ | 30/01/2000 |  Edición impresa


óleo sobre lienzo, 190 * 275. Colección privada

Kandinsky concluyó esta pintura el 17 de noviembre de 1911 y, a continuación, la envió a la III Exposición de la Nueva Asociación de Artistas de Múnich. La sorpresa saltó cuando el jurado, reunido el 2 de diciembre, la rechazó arguyendo, como W. Bechtejeff, que no la entendía, mientras A. Erbslüh consideraba que pertenecía más al mundo de las artes aplicadas que al del arte y A. Kanoldt eludía el pronunciarse escudándose en que F. Marc le acababa de declarar un incompetente.

A pesar de que A. von Werefkin y A. Jawlensky apoyaron su presencia en la exposición, el propio afectado, su compañera G. Mönter, F. Marc y A. Kubin abandonaron en señal de protesta dicha Asociación y de inmediato fundaron El jinete azul, el grupo más reconocido del expresionismo abstracto. En la primera muestra que éste organizó, inaugurada el 18 de diciembre en la Galería Tannhauser, la Composición V figuró como la gran atracción. Y algo similar sucedió en las que se celebraron a lo largo de 1912 en Colonia, Berlín, Bremen, Hagen y Francfort.

Como impulsor del arte abstracto, de una pintura que no representa objetos reconocibles y potencia en cambio los efectos psíquicos de los colores y las formas, para Kandinsky las combinaciones inagotables que cristalizan en una infinitud de obras brotan de tres fuentes originarias: la impresión, la improvisación y la composición. Al igual que una improvisación, el origen de la composición es inconsciente, pero a diferencia de ella, progresa muy despacio, ya que es elaborada de un modo meticuloso, consciente, racional incluso. Aun así, no resulta fácil distinguirla de ciertas “improvisaciones”.

Tal vez, lo primero que llama la atención en la Composición V es que nada tiene que ver con las composiciones geométricas hacia las que se orientaba Mondrian. Kandinsky sospechaba por entonces que la geometría aparecía demasiado comprometida con los dibujos ornamentales de las artes aplicadas. Por eso mismo resulta chocante que fuera rechazada en aras de algo que no era. Asimismo si bien supone en la trayectoria del artista un paso decisivo hacia la abstracción, delatamos todavía en ella ciertos rastros reconocibles de Murnau con Iglesia en la parte superior central y otros índices fragmentarios y dispersos en el paisaje. Ello nos sugiere que Kandinsky no abandona por completo ese espacio plástico intermedio en el que más le gusta jugar, oscilante entre lo figurativo y lo abstracto.

Es curioso que a menudo se silencia un subtítulo: Juicio final, que no puede ser más sintomático, ya que nos remite a su creencia de encontrar equivalencias pictóricas para los impulsos de lucha y redención, y nos filtra motivos apocalípticos que se transfigurarán en metáforas de órdenes cósmicos. No en vano la comparaba con una “tragedia cósmica” que se aproxima a lo divino.

Creo que desde este prisma se comprende mejor el protagonismo de esa gruesa línea negra que se propaga en su espacio cual relámpago, creando una tensión un tanto dramática sobre los restantes trabazones lineales de sus formas amorfas y abiertas a un destino incierto. El azar parece guiar todos sus movimientos. ¿Fue casual que en El Almanaque del Jinete Azul se reprodujera al lado de un grabado muy lineal del Dr. Gachet, de Van Gogh?

Desde otro ángulo, la reducción al máximo de lo reconocible activa los “acordes” casi musicales de los colores, dejando brillar su naturaleza como a través de un cristal opaco. Precisamente, lo que más atraía a Kandinsky en las “pinturas de cristal”, tan populares en Baviera, era la alegría vitalista de sus colores y su ingenuidad expresiva. No obstante, a diferencia de otras obras bajo esta influencia, en la Composición V su brillo resulta un tanto apagado. Y es que en ella el uso del color y el desplazamiento de su peso hacia los bordes probablemente tengan que ver con la asimilación peculiar que el ruso hacía de la Mujer con mandolina al piano (1911), una obra de Picasso cuya fotografía le había enviado poco antes D.H. Kahnweiler desde París. Reproducida en El Almanaque, apreciaba en ella la desintegración de los objetos y la superación del naturalismo en aras de una ausencia pictórica abstracta construida de un modo esquemático y acorde con las aspiraciones compositivas. Es plausible, pues que la armazón lineal y la distribución centrífuga de este cuadro incidieran sobre la Composición V, así como en las que realizará en grandes formatos en 1913, como la Composición VII.


Simón Marchán Fiz es Catedrático de Estética en la Facultad de Filosofía de la U.NIE.D. Es, además, autor de relevantes estudios sobre estética y Arte Contemporáneo, como La estética en la cultura moderna, Contaminaciones figurativas o Las vanguardias históricas y sus sombras.


Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad

Esta semana en ARTE
Exposiciones
Concha Jerez, paisaje de la lucidez - Interferencias en los medios
El silencio a cuestas - Variaciones sobre el jardín japonés
Un McGuffin, por favor - Raúl Díaz Reyes/ Cine Bogart/ Diego Delas
Clásicos animados - Metamorfosis
Arte Internacional
publicidad

La playa

Concurso de micropoemas conducido
por Joaquín Pérez Azaústre
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.