publicidad
El Cultural
Miércoles, 16 de abril de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Arte  

Colomer, la mentira de la creación

Galería Juana de Aizpuru. Barquillo, 44. Madrid. Hasta el 20 mayo. De 600.000 a 2.750.000 pesetas

ABEL H. POZUELO | 03/05/2000 |  Edición impresa


Montaje de las obras de Jordi Colomer en la Galería Juana de Aizpuru

Esta exposición que Jordi Colomer (Barcelona, 1962) presenta con el título de Algunas estrellas, reúne varios de los elementos sustanciales que han ido conformando su obra, de tal manera que puede verse como un intento de síntesis superadora de dichos elementos. En primer lugar, hay aquí un resumen de lo anterior, y encontramos tanto las esculturas con bloques de madera características de parte de su trayectoria, como las fotografías, diapositivas y vídeos en los que se ha centrado en los últimos cuatro años. En segundo, pero no menos prominente lugar, de este conjunto es posible deducir un espacio común, el interrogante que el artista ha utilizado como motor de su tarea creativa.

Efectivamente, esta individual permite comprobar cómo su obra se ha asentado en el difícil terreno (por tembloroso e inestable) del simulacro. En ella se retoma esta cuestión, en un ejercicio de profundización progresiva en varios de los aspectos que tocan a la separación entre realidad y representación. Cuatro de los conjuntos van a partir, en distintos formatos, de uno de los temas recurrentes en su trayectoria, el de la ciudad recreada mediante esa simulación que es la maqueta. En Calendario, catorce diapositivas muestran imágenes de un extraño medio casi lunar. En este planeta nocturno, una serie de aglomeraciones de leves y pálidos volúmenes, nos indican que estamos ante vistas algo lejanas de supuestas ciudades. El artista guarda las distancias a la hora de construir la imagen y no nos deja ver de cerca las piezas que configuran los aparentes y sintéticos volúmenes arquitectónicos, pero la irrealidad del conjunto es palpable. Sin embargo, a pesar de la extrañeza, no se busca la inquietud del espectador. Desde el principio, como sucede en las malas películas de monstruos (risa en lugar de miedo), sabemos que se trata de una construcción en función de convenciones. A partir de este emplazamiento más lejano de Calendario, las sucesivas obras proponen un acercamiento progresivo a la mentira de la creación, a la calidad de artefacto de los objetos del arte.

En la serie fotográfica Suburbios con lluvia, podemos ver una suerte de sucesión de momentos que constituyen una falsa narración. La variación viene marcada por la alteración de un tiempo que es del todo ilusión, creado a la manera del decorado y de la lluvia del cine. Estas distintas fotografías de un espacio simulado (los muelles de otra ciudad de maqueta) y sus circunstancias atmosféricas (imitación y convención del tiempo en transcurso), nos permiten ver desde un poco más cerca, el grosor de esa línea de falla.

En una sala se proyecta el vídeo ABC, ETC que muestra la superposición de dos recorridos: uno por una maqueta y otro por una ciudad verdadera. El artista nos da elementos para comparar lo real con su doble y nos pide que emitamos juicio, pero además nos sitúa en el centro de la cuestión, al construir un espacio (un cine de mentira) que resalta lo virtual de lo creado.

El orden nuevo nos coloca ya frente a la fractura de la falla arte/ realidad. Aquí, sobre una mesa, otra maqueta de ciudad hecha con piezas regulares de madera pintada de blanco y, acompañándola, dos bolsas de escombros llenas de las mismas piezas. ¿Qué distingue a la maqueta de la ciudad de la de las escombreras, si están formadas por los mismos elementos? Su organización simbólica, la convención.

Así llegamos a Algunas pequeñas estrellas, la instalación que quiere ser un “Así se hizo...” de vídeos anteriores. Reuniendo (bajo brillos de papel de plata, sobre rojo de alfombra de los reyes) objetos e imágenes de otras obras, Jordi Colomer termina de proporcionarnos, con humor e inteligencia, la llave de su cuarto, permitiéndonos visitar las intimidades de una creación convertida en juego entre lo real y el artificio.




Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad

Esta semana en ARTE
Paula Rego - "Siempre he sido fiel al drama humano"
Exposiciones
Tensión ambiental - Tatiana Echeverri - Beatriz Olabarrieta. Pandora
Cacofonía poética - 2014Poesía
Arte Internacional
Arquitectura
publicidad

Cerca de la tempestad

Concurso de micropoemas conducido
por Joaquín Pérez Azaústre
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad