publicidad
El Cultural
Domingo, 31 de agosto de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Libros  Ensayo

La reinvención de la política. Obama, Internet y la nueva esfera política

Diego beas

Península. Barcelona, 2011. 300 páginas, 22 euros

JUAN AVILÉS | 25/02/2011 |  Edición impresa


Diego Beas. Mark Wilson

En los últimos veinte años Internet ha transformado radicalmente el mundo de la economía y el de la ciencia, los hábitos de acceso al entretenimiento y a la información y creado incluso un nuevo vehículo para las relaciones personales. Las recientes caídas de los regímenes de Túnez y Egipto pasarán probablemente a la historia como los primeros casos en que el ciberespacio ha servido de instrumento para la movilización democrática de los ciudadanos frente a dictaduras aparentemente bien asentadas. Y las elecciones presidenciales de 2008 en Estados Unidos representaron el primer gran ejemplo de la eficacia de Internet para ganar elecciones. Con argumentos muy convincentes el analista Diego Beas sostiene en La reinvención de la política no sólo que el sagaz uso de las nuevas tecnologías fue un factor decisivo de la victoria de Obama, sino que estamos ante una transformación perdurable en el modo de hacer política.

Desde que hace medio siglo Kennedy se impuso en un debate televisivo frente a un Nixon que dio muy bien en la radio pero que en pantalla se mostró visiblemente inseguro, la televisión ha sido la reina de las campañas electorales. En Estados Unidos ello había conducido a la lamentable situación de que unos carísimos anuncios de treinta segundos eran el arma política decisiva, con lo que el ciudadano se convertía en un ser pasivo, manipulado por especialistas en publicidad. Frente a ello Internet representa un medio mucho más libre, plural, difuso, caótico e interactivo, potencialmente mucho más favorable a un debate político real. Así como la televisión destronó a los mítines, ella misma está condenada. Entramos en el mundo de los blogs y los correos electrónicos, de Facebook,de Twitter y de Youtube. La principal y esperanzadora diferencia es que ahora existe mucha más posibilidad de iniciativas desde abajo.

Beas recorre la breve historia de las movilizaciones políticas mediante Internet en Estados Unidos. En 1998 dos empresarios retirados que habían hecho una pequeña fortuna en el negocio del software -su gran éxito fue un salvapantallas- y estaban hartos del acoso a Clinton por sus prácticas sexuales en la Casa Blanca, lanzaron la campaña MoveOn, que dio origen a una influyente organización cuyo momento de gloria llegó con las movilizaciones mundiales contra la guerra de Irak. En las primarias del año 2000, el republicano John McCain fue el primer candidato que demostró las posibilidades de Internet para la recaudación de fondos y cuatro años después el demócrata Howard Dean empleó a fondo los recursos que ofrecía la red, aunque significativamente fracasó, al igual que McCain, en lograr la nominación. Así, la primera victoria electoral fraguada en Internet fue la de Obama en las elecciones de 2008.

El encuentro decisivo entre el entonces apenas conocido senador Obama y el mundo de las nuevas tecnologías se produjo en el otoño de 2007, cuando visitó la mítica sede de Google en Silicon Valley. Fue un flechazo mutuo y la campaña de Obama tuvo bastante parecido con el lanzamiento de una start-up, una de esas jóvenes empresas que logran financiación gracias a los proyectos innovadores de quienes las fundan. De hecho la campaña de Obama recaudó muchísimo dinero y además lo hizo al margen de los cauces tradicionales, mediante millones de pequeños donativos en Internet, pero sobre todo desarrolló una amplia gama de instrumentos para la movilización de los electores. Había nacido una nueva manera de hacer política y el siguiente desafío, tras el triunfo electoral, era explotar más a fondo las nuevas tecnologías en las tareas de gobierno. Para ello Obama designó a sendos responsables de innovación tecnológica e información con la misión de hacer al gobierno a la vez más eficiente y más abierto, de sacar partido a la información no compartida que permanece inerte y de hacer más transparente la toma de decisiones y la rendición de cuentas. Para comprobar cómo marcha a día de hoy el proceso de poner a disposición de todos las estadísticas del gobierno estadounidense basta con teclear en el navegador Data.gov. Pero tanta o más importancia como las iniciativas gubernamentales tiene la revitalización de la democracia a través de la participación ciudadana que Internet ofrece. La era de los espectadores pasivos toca a su fin.





Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad

Esta semana en LETRAS
Libro de la semana
La Real Academia Española. Vida e historia - Víctor García de la Concha
Novela
Anatomía de la memoria - Eduardo Ruiz Sosa
El genuino sabor - Mercedes Cebrián
Tú me acostumbraste - Silvia Grijalba
Los soles de Amalfi - Dasso Saldívar
Prosas
Charlas de nunca - José Luis Alvite
Poesía
José García Nieto. Poesía - José García Nieto.
Ensayo
La intocable - Eduardo Inda / Esteban Urreiztieta
Nobles y rebeldes - Jessica Mitford
publicidad

Volvemos en septiembre

El concurso de microrrelatos conducido
por Juan Aparicio Belmonte
regresa después de las vacaciones.

publicidad

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.