publicidad
El Cultural
Sábado, 19 de abril de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Libros  Ensayo

La herencia del pasado. Las memorias históricas de España

Ricardo García Cárcel

Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, 2011. 760 pp, 30 e.

LUIS RIBOT | 08/07/2011 |  Edición impresa


Ricardo García Cárcel

Pocas cuestiones tienen más actualidad en nuestra opinión pública que la de la memoria histórica; un asunto polémico que despierta actitudes contrapuestas. Por ello, hay que resaltar la valentía y oportunidad del autor al enfrentarse con el tema de forma desapasionada y con la profesionalidad demostrada en su dilatada carrera. Lo que García Cárcel busca no es solo analizar el problema actual de la memoria histórica -al que dedica muchas y muy buenas páginas- sino estudiarla en el trascurso de toda la historia de España, lo que le lleva a una primera conclusión que aparece ya en el título. No podemos hablar de memoria sino de memorias. La memoria histórica ha existido siempre, aunque las representaciones del pasado han sido muchas y diversas, pues en un mismo momento histórico han coincidido varias, habitualmente contrapuestas.

Al invocar una visión larga de la historia, el autor no solo critica la actual sobredosis de presentismo o adanismo (el presente lo explica todo, como si la historia hubiera empezado en 1931), sino también el secuestro de Clío, patente en el intento de explicar los peores momentos del siglo XX “en clave de alineamiento político actual, demasiadas veces sectario, con connotaciones casi épicas de memoria-rescate”; un secuestro de la historia similar al practicado por los vencedores de la guerra civil. Si entonces se hizo en nombre de la victoria; ahora se realiza invocando “loables principios como el de justicia o reparación”. La vieja afirmación de que el estudio del pasado sirve para comprender el presente está siendo alarmantemente sustituida -denuncia- por el estudio-instrumentalización del pasado en función de los intereses, expectativas y ansiedades actuales. Tal predominio del presente -que se explica en parte por el abuso que hizo el franquismo de la historia imperial- contrasta, sin embargo, con la historiografía al servicio de los nacionalismos periféricos, que buscan en los mitos de una historia larga la justificación de sus reivindicaciones, lo que el autor llama “la historia como aval”. “Hoy, el monopolio de la historia larga- escribe- parecen tenerlo los nacionalismos sin estado”, al tiempo que se critican los grandes mitos de la historia de España, desde Santiago a los Reyes Católicos.

El libro es una profunda y ampliamente documentada reflexión sobre los periódicos secuestros o manipulaciones interesadas de la historia por parte de los guardianes de la memoria, de cualquier signo que éstos fueren. No es la primera vez que García Cárcel se ocupa de estos temas, pues buena parte de su dedicación como historiador ha estado vinculada a al estudio de los mitos y las representaciones históricas del pasado, bien fuera en relación con la leyenda negra, la Inquisición, la historia de Cataluña, Felipe V, o la guerra de la Independencia. Pocos autores se mueven con la facilidad que él lo hace por la historia de la historiografía, atento siempre a buscar el envés o la explicación de fondo de los estudios realizados por los diversos historiadores, las motivaciones personales, ideológicas o partidistas desde las que escribieron. En este último trabajo actualiza sus reflexiones anteriores e incluye otras muchas nuevas, con el especial atractivo de hacerlo desde un planteamiento general, en un largo recorrido que va desde la Hispania romana y visigótica hasta la actualidad. En todas sus páginas late la reivindicación de una historia crítica, rigurosa e independiente, desligada de servidumbres a las ideologías e intereses del presente y de todas las mitificaciones, del tipo que sean. Estamos, pues, ante un libro de excepcional importancia, que da una respuesta como historiador al debate de la memoria histórica, que reivindica la historia de España en su conjunto, más allá de interesados presentismos, y que constituye una vibrante defensa de la independencia de la historia y del trabajo del historiador. Frente a la alternativa entre recordar u olvidar, plantea la historia como conocimiento; es decir, saber o no saber.





Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad

Esta semana en LETRAS
Aurora Egido - “Hoy prima la lectura rápida y el pensamiento pret-à-porter”
Los niños de cristal - Kristina Ohlsson
Libro de la semana
Novela
Sobre los ríos que van - Antonio Lobo Antunes
El patrón - Goffredo Parise
Ópera Prima
Poesía
Chatterton - Elena Medel
El sueño del amor - Manuel Juliá
Ensayo
India - Chantal Maillard
Historia mínima de Argentina - Pablo Yankelevich (coord.)
Biografía
Cómic
Infantil y juvenil
Akissi. Ataque gatuno - Marguerite Abouet. Ilustrador: Mathieu Sapin
Aquí hay monstruos - Jonathan Emmett. Ilusraciones de Bernatene
Duerme, niño, duerme - Laura Herrera. Ilustradora: July Macuada
Rara Avis
El corazón de las tinieblas - Elige libro Antonio Muñoz Molina
publicidad

La tempestad: Finalistas

Concurso de micropoemas conducido
por Joaquín Pérez Azaústre
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad