publicidad
El Cultural
Martes, 02 de septiembre de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Libros  Ensayo

El bien, el mal y la razón

Leon Olivé

Paidós. Barcelona, 2002. 214 páginas, 13’30 euros

JOSÉ JAVIER ETAYO | 03/10/2002 |  Edición impresa


Una cuestión que arrastra un largo debate y hoy se presenta en forma acuciante es la de las relaciones entre la ciencia y la moral. No falta, en efecto, quien achaque al desarrollo incontrolado de la ciencia efectos perversos y hasta devastadores para el porvenir de la vida en la Tierra. La ciencia, se dice, ha producido grandes progresos que han repercutido de modo espectacular en el bienestar del hombre pero al mismo tiempo traen también como secuelas ataques a la naturaleza, a la organización humana y, en último término, a la misma supervivencia. La energía atómica, la emisión de gases, la ingeniería genética, tantos y tantos componentes o resultados de la investigación científica y la subsiguiente tecnología ponen un acento de temor en quien contempla el panorama actual. ¿Debe hacerse a la ciencia responsable de estas desviaciones? Parece claro que si consideraciones de este tipo hubieran limitado en un pasado su desarrollo jamás habríamos alcanzado las cotas de calidad de vida a que una parte al menos de la humanidad ha llegado. También se piensa que la ciencia como tal no se plantea la suerte de consecuencias que sus descubrimientos pueden acarrear: sólo quiere conocer el mundo natural e incidir acaso en él pero no entra en la bondad de los fines a que otros pueden dedicar aquellos conocimientos. Contra esto se arguye que la ciencia no sólo provee de medios sino que a veces también persigue determinados fines y que medios y fines han de ser examinados a la luz de unos valores que trascienden a la misma ciencia.

He aquí el problema que el autor analiza dando entrada a posturas y argumentos de distintas procedencias, sin hurtar su propio criterio con algunas de cuyas conclusiones podrá estar o no de acuerdo el lector; pero sí suficientemente informado. Este es el núcleo central del libro al que se accede tras una primera parte destinada a delimitar el concepto de ciencia, y a considerar la imagen pública que de ella da la comunicación. Le sigue una parte final que aborda problemas metodológicos y epistemológicos y en la que el autor se decanta por un pluralismo científico muy definido.

Tema siempre presente éste de los aspectos cognitivo y ético de la ciencia o, perfilando mejor, entre la razón y la ciencia natural y la otra ciencia, la moral, la “ciencia del bien y del mal”. Que una armoniosa conciliación entre ellas nos libre de ser expulsados de nuestro paraíso.




Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad

Esta semana en LETRAS
Libro de la semana
La Real Academia Española. Vida e historia - Víctor García de la Concha
Novela
Anatomía de la memoria - Eduardo Ruiz Sosa
El genuino sabor - Mercedes Cebrián
Tú me acostumbraste - Silvia Grijalba
Los soles de Amalfi - Dasso Saldívar
Prosas
Charlas de nunca - José Luis Alvite
Poesía
José García Nieto. Poesía - José García Nieto.
Ensayo
La intocable - Eduardo Inda / Esteban Urreiztieta
Nobles y rebeldes - Jessica Mitford
publicidad

El apocalipsis

Concurso de micropoemas conducido
por Joaquín Pérez Azaústre
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.