publicidad
El Cultural
Martes, 22 de julio de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Libros  Ensayo

El lenguaje político español

Emilio A. Núñez Cabezas y Susana Guerrero Salazar

Cátedra. Madrid, 2002. 555 págs, 17’50 euros

Juan Ramón LODARES | 16/01/2003 |  Edición impresa


¿Qué es el lenguaje político? Consideraciones muy interesantes sobre este interrogante abren el presente libro. Hablo de interrogante porque no hay acuerdo sobre lo que tal cosa sea, ni siquiera sobre si existe algo que podamos denominar “lenguaje político” como tal.

Hay quienes consideran que existen usos retóricos, simples latiguillos y variada petulancia verbal -al estilo de minoría mayoritaria, sensibilidad descentralizadora, tipificación alcista y mucho más- que constituyen todo un género de lo que podemos llamar, con denominación servida por Amando de Miguel, el politiqués, como quien dice inglés o francés; de la misma manera que hay quienes consideran que lo que hacen los políticos no es crear una jerga especial, propiamente dicha, sino que utilizan la lengua general en una forma particular de comunicación: la comunicación política. El lenguaje político aparece, pues, como una forma de expresión destinada a desviar la atención de determinados lugares o a fijarla en ellos, antes que como un lenguaje técnico profesional; que sea altisonante, complicada y que bajo expresiones abstrusas se oculten verdaderos lugares comunes, cuando no simple ignorancia, es otro asunto.

Sea como fuere, nadie puede negarle al lenguaje de nuestros políticos tres características notables, cuyo peso es mayor o menor dependiendo de la situación o la oportunidad: ambiguo, polémico y agitador. Es ambiguo por necesidad y sobre todo porque la ambigöedad es útil -ya saben: “no se han interpretado correctamente mis palabras”, “esas declaraciones están sacadas fuera de contexto”-; es polémico porque una parte notable del discurso político va dirigido contra un adversario que, de no existir, hay que inventar; es agitador porque la retórica política persigue el movimiento de los afectos, las simpatías o las antipatías. Estas tres características hacen que nos encontremos ante unos usos lingöísticos que más que informativos son incitantes; más que intelectuales, afectivos; más que instructivos, emocionantes. Ello no quiere decir que la retórica política sea, simplemente, la retórica de la emoción. Hay mucho más en el camino del lenguaje político, o de la utilización de la lengua en la comunicación política: creaciones léxicas particulares, recrea- ciones de otros lenguajes (el deportivo, el científico, el taurino), utilización de siglas que pasan luego al lenguaje común, cruces léxicos, incon- gruencias o perlas como esta: “No es bueno que no se haga lo que se dijo que se iba a hacer; pero es peor no hacer ni siquiera lo que ahora se dice que se debe hacer”, laberinto verbal que sólo las novelas de caballerías ridiculizadas por Cervantes pueden mejorar.

De todo ello tratan Núñez y Guerrero en un libro que es, hoy por hoy, el compendio más actualizado y completo del lenguaje político. Aparte del aparato teórico que lo acompaña, la obra tiene una muy cuidad selección léxica de la que se citan, para bien y para mal, sus autoridades (casi todas se sientan en los bancos del Congreso o del Senado) y que se recoge en un muy útil “índice de términos”. Nueve años ha durado la selección de datos extractados, básicamente, de fuentes periodísticas, páginas web de partidos políticos así como actas y diarios de sesiones parlamentarias, lo que da idea de la cuidada labor documental.




Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame



publicidad

Esta semana en LETRAS
¿Qué hay detrás de la nueva política? - Ideas y referentes intelectuales en los nuevos movimientos europeos
Libro de la semana
Novela
Isla Nada - Víctor Álamo de la Rosa
Relatos
La niña gorda - Mercedes Abad
Poesía
Ceremonia animal - Rocío Álvarez Albizuri
La víspera - Rodrigo Olay
Ensayo
Al otro lado del muro. La RDA en sus escritores - VV.AA. Edición y traducción de Ibon Zubiaur
Ciudades de cine - Francisco García Gómez, Gonzalo M. Pavés (cords)
Biografía
publicidad

Familia

Concurso de micropoemas conducido
por Joaquín Pérez Azaústre
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.