publicidad
El Cultural
Lunes, 01 de septiembre de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Opinión Primera palabra

Estados Unidos: más hispanohablantes que en España

por Luis María Anson, de la Real Academia Española

LUIS MARÍA ANSON, DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA  | 13/11/2008 |  Edición impresa


Los catadores del futuro, los magos de los sondeos, los gurús de las previsiones han certificado que en el año 2050, Estados Unidos será la nación con mayor número de hispanohablantes. Se situará por delante de México. Ahora ocupa un segundo lugar destacado tras rebasar a España. Asombrado por tamaño dislate, Carod Rovira medita destinar cantidades gigantes de dinero, extraídas de los impuestos que pagamos todos, a frenar la crecida del castellano en el mundo, cosa que le tiene sin dormir y que le mantiene su calva coronada de espinas.

Pero las cifras son tozudas. Mientras se barrena el idioma de Cervantes en Galicia, en Baleares, en las provincias vascongadas y en Cataluña, resulta que el gigante iberoamericano Brasil exige el estudio del español en las escuelas. Resulta que la primera potencia del mundo contempla cómo crece el número de hispanohablantes hasta superar a España y colocarse a la zaga de México. Hay 45 millones de personas censadas en Estados Unidos que hablan el idioma de Unamuno y Marsé, el de Borges y Neruda. Y tal vez diez millones más entre los inmigrantes ilegales. El english only financiado por algunas empresas multinacionales ha fracasado de forma rotunda. Que se lo pregunten a Mc-Cain.

En 1980 la población hispana en Estados Unidos era oficialmente de 14'6 millones. Hoy se acerca a los 50 millones. Para el año 2050 la previsión es de 103 millones. Los canales de televisión en español mantienen viva la lengua, incluso en terceras y cuartas generaciones, si bien al idioma hablado no le acompaña siempre el escrito.

El dato más significativo de la explosión hispanohablante en Estados Unidos es que dos de cada tres norteamericanos que estudian un segundo idioma eligen el español. Incluso en las Universidades la suma de estudiantes de francés, alemán, italiano, japonés, chino, portugués, ruso y lengua de signos no alcanza la mitad de los que cursan español.

¿Qué ha hecho el Gobierno de Madrid para merecer estos resultados acongojantes? Prácticamente nada. Desde hace unos años, sólo desde hace unos años, los Institutos Cervantes, además de despilfarrar el dinero de los contribuyentes, hacen como si hacen para impulsar el estudio del español. Algunos funcionan bien, otros son la madriguera de parásitos que viven a costa del presupuesto sin dar golpe, rodeados de suntuosidades, viajes gratis total y vacaciones prácticamente perpetuas.

No hay quien pare que Estados Unidos se convierta en una nación bilingöe, entre otras razones porque los hispanos, que hace años se apresuraban a asimilar la cultura sajona y esconder sus orígenes, ahora exhiben con orgullo su lengua materna. Son ya muchos los libros en español que venden más ejemplares en Estados Unidos que en toda Iberoamérica. El PIB de los hispanos en la primera potencia del mundo roza la suma de todos los países que en América se expresan en español.

Carod Rovira no sabe ya cuánto dinero tendrá que despilfarrar para cegar el crecimiento del español. Está el hombre desbordado. Pero persiste en su esfuerzo para dañar al pueblo catalán e impedirle utilizar la segunda lengua del mundo, hablada ya por cerca de 500 millones de personas. Ciertamente el inglés se ha convertido en el idioma vehicular, el latín de la Edad Media, pero el reconocimiento de esa realidad incontenible no es obstáculo para subrayar un dato poco conocido: como lengua materna, la de Cervantes ha desbordado ya a la de Shakespeare.


Zigzag

Leo casi todo lo que llega a mi mesa de despacho sobre Picasso. El personaje me apasiona. Es la gran figura del siglo XX junto a Churchill, Chaplin, Einstein, Stravinsky, Heidegger, Juan Pablo II, Le Corbusier, Gandhi… Se cuentan por centenares los libros que se han publicado sobre la vida y la obra de Picasso, algunos de extraordinaria calidad y profundidad. El Picasso que yo conocí en dos encuentros inolvidables para mí es el que Antonio D. Olano perfila en Picasso y sus mujeres y Picasso íntimo. El gran periodista no hace hagiografía del genio. Le describe como es, con sus virtudes y sus defectos. Ahora ha publicado El señor de las palomas, una biografía novelada del inagotable artista. Excelente libro, redactado con una escritura bella y eficaz, síntesis de la vida real, los sentimientos y las ideas del genio. Hay poco de ficción en esta novela. Casi todo es reflejo de la realidad. Antonio D. Olano ha puesto un espejo delante de Picasso, al que conoció íntimamente, y cincela sin contemplaciones su escultura psicológica y su aliento de genio sin fronteras.


Luis María Anson


publicidad

Esta semana en Opinión
Primera palabra
Juan Palomo
Mínima molestia
Libro de la semana
Vértigos
Inteligencia ajena
Al pie del cañón
publicidad

El apocalipsis

Concurso de micropoemas conducido
por Joaquín Pérez Azaústre
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.