publicidad
El Cultural
Domingo, 20 de abril de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Opinión 

Música indirecta

Por Fernando Aramburu
Lea la crítica de Deshielo a mediodía, de Tomas Tranströmer

FERNANDO ARAMBURU  | 07/10/2011 |  Edición impresa


Tiene uno la sensación, leyendo poemas traducidos, de escuchar a través de una pared las cadencias de una pieza musical. Imposible regalar los oídos con la plenitud, los matices y ecos inmediatos del sonido original. Sin embargo, a poco que la fortuna nos depare un delicado traductor, cabe la posibilidad de que llegue a nosotros una parte significativa de aquella música, como ahora con la poesía de Tomas Tranströmer, uno de los grandes de la lírica actual. Dichosos aquellos que, versados en lengua sueca, puedan disfrutar sin el auxilio de intermediarios (cuyo trabajo, por descontado, agradecemos) la poesía de este maestro de los medios tonos, de la intensidad introspectiva, de una particular manera de expresarse que aúna la finura, la elegancia, no sé, el sobrio y maravilloso cincelado del idioma, con esas raras aptitudes que venturosamente han atravesado la pared: la hondura de sensaciones, la densidad de pensamiento.



Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame

Últimos

Ver todos

Fernando Aramburu


publicidad

Esta semana en Opinión
Primera palabra
Juan Palomo
Mínima molestia
Libro de la semana
Solito en la vida
Inteligencia ajena
publicidad

La tempestad: Finalistas

Concurso de micropoemas conducido
por Joaquín Pérez Azaústre
y patrocinado por Ámbito Cultural

publicidad

publicidad

publicidad