publicidad
El Cultural
Viernes, 31 de octubre de 2014 | Actualización continua
El Cultural
  Búsqueda avanzada


La "alta traición" de David Villanueva, un editor que canta

El fundador de Demipage presenta su libro disco Planeta mojado en la Feria. Sobre 14 canciones suyas han escrito autores como Santiago Auserón o Fernando Aramburu





MARTA CABALLERO | Publicado el 04/06/2012

Lunes a primera hora, calma y silencio en El Retiro tras la bulla del fin de semana. Caseta 330 a la vista y, a lo lejos, suena una guitarra. La está tocando David Villanueva, al que muchos conocerán por ser el editor del exquisito sello Demipage (todo el mundo emplea este adjetivo para definirlo, por algo será). Sí, el de los libros blancos, el de Félix Francisco Casanova, el de Cien mil millones de poemas, el de Boris Vian y el de celebrados noveles como Ángela Medina y Eduardo Laporte. Buenos días, buenos días, busquemos un banco a la sombra. El editor es también músico veterano y viene hoy a presentarnos su libro disco Planeta Mojado, una gustosa propuesta editada por El Volcán Música y Librería Cálamo difícil de clasificar. El lector encontrará ahí sus canciones, un pop rockero y tranquilo con potentes versos cargados de intimidad, de ciudades y momentos y, junto a ellas, lo que le sugirieron a algunos amigos del autor.

Amigos que le han acompañado estos diez años en Demipage como Santiago Auserón, Fernando Aramburu, Francisco Javier Irazoki, Andrés Rubio, Basilio Martí, Sofía Rhei, Hubert Haddad... recibieron sus canciones y decidieron elegir una para escribir lo que aquella les sugiriese. Cada texto, como cada escritor, es distinto al otro, y el resultado es un título como pocos pueden encontrarse en esta Feria. Sin estos amigos, confiesa David antes de empuñar la guitarra y regalarnos en directo uno de sus temas, tal vez no se habría atrevido a mostrar su Planeta mojado al mundo. De hecho, junto a Paco Cálamo había planteado sacarlo de forma muy elemental, casi "para un círculo privado", pero la ilusión de los que escribieron se convirtió en la suya propia: "Acompañándose de gente así parece que uno no tiene abuela y se siente más fuerte a la hora de salir a defender su libro", agradece.

Algunos temas, reconoce, se quedaron "más huérfanos que otros", porque sugirieron menos entradas a sus colegas, pero está feliz del resultado y ahora le apetece llevarlo a otros lugares. Irá a distintas capitales españolas y, si la cosa cuadra, también habrá concierto en la Feria de Guadalajara (México). Pero es este mismo recital a pie de parque y que hoy ofrece para elcultural.es el que pide para la Feria del Libro, que renacería si las actividades no quedaran tan encorsetadas y tan sujetas a horarios. Tal vez un pequeño escenario para la música, tal vez una sesión golfa algún día o algo de teatro conseguirían darle otro color a las tres semanas del Retiro.

Acaba su actuación leyendo lo que le escribió Haddad, que define así el periplo musical de Villanueva: "Un editor de literatura que se va por ahí a cantar es alta traición", le anotó el el tunecino. David, que ya suelta la guitarra y se pone traje de editor, contesta entre risas que algunos de sus autores se pusieron algo nerviosos con su retomada faceta de cantante: "Muchos piensan: 'este hombre nos va a dejar colgados a todos', pero es al revés, adonde voy, siempre me llevo el catálogo de Demipage". Y es cierto, trabaja siete días a la semana para el sello y reconoce que hace años que no distingue un sábado de un martes. De hecho, ya de vuelta a su caseta, no pierde la oportunidad de mostrar algunos de sus libros (destaca el thriller The Prodigies, de Bernard Lenteric, que fue un éxito en Francia), de recordar quién irá a firmar y de reiterar su compromiso con la savia nueva, "jóvenes autores que, quizá, son difíciles de vender a los libreros y a los medios pero que deben ser una de las labores importantes de una editorial independiente".

Aunque, antes de despedirse, prefiere hablar de su mayor fan, Eva, una niña que representó en un dibujo los 14 cortes del disco, con un perfecto y precioso código de interpretaciones, como muestra en el vídeo. "Imagínate el cariño que se le puede coger a un seguidor así", se enorgullece. Nos despedimos y entra en la caseta, ya hay más gente paseando. Toca ahora vender libros.

Últimos vídeos:
 

publicidad




publicidad






publicidad



publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.